Winckler y el me canso ganso

Hasta el momento el fiscal Jorge Winckler ha sorteado con éxito los embates en su contra para “convencerlo” de su retiro del cargo. Sin duda debe reconocérsele su garra para la defensa, tiene motivos suficientes para aferrarse al cargo: la dignidad antes que todo, y la ventaja de la autonomía conferida por ley al cargo que desempeña a cuya defensa empeña sus esfuerzos, ya por convicción ya por defensa propia. En el acentuado diferendo que todos atestiguamos el tiempo empieza a ser factor y opera a favor de Winckler, no necesariamente para que permanezca en el cargo, sino porque su contraparte resiente la presión por no defenestrarlo a voluntad. Ahora podrá entenderse porqué fue muy desafortunada aquella expresión triunfalista del “me canso ganso de que se va”. Primera lección: la soberbia no es buena consejera, y, por otro lado, Winckler también podrá certificar que al final de tanto resistir la corriente se torna más fuerte y es difícil de resistir.

Comentar

Botón volver arriba
Shares
Cerrar
Cerrar