domingo, agosto 1, 2021

Así andan

Relacionados

Es muy preciso el adagio “lo accesorio sigue la suerte del principal”, y es de manifiesta comprobación en el Sector Salud mexicano, uno de los de mayor importancia en el esquema de cualquier gobierno. En los 28 centros médicos de alta especialidad del país, dependientes de la Secretaría de Salud (SSA) Federal, existe un clima de tensión por la sustanciosa reducción de los presupuestos asignados para 2019: en el Instituto Nacional de Cardiología “Ignacio Chávez”, se redujo un 85% su presupuesto para el pago de “eventuales”. Igual preocupación se padece en el Instituto Nacional de Nutrición, en el Instituto Nacional de Cancerología y muchos más, todo por la malentendida “austeridad”, acompañada por la desconfianza porque en todo se ve corrupción. Acá en la aldea ni se diga, basta visitar el Hospital Civil de Xalapa, o el Centro de Alta Especialidad Rafael Lucio, o el Regional de Veracruz, para percatarse de sus penurias, peroya a nadie debe extrañar porque los directivos están “hecho bolas”, dan de baja a personal con experiencia para dar cabida a compromisos de partido o de campaña; lamentablemente, quien sufre las consecuencias es el demandante de salud, casi siempre el económicamente más vulnerable. ¿Hasta cuándo?

Lo último

Columnas