Concierto Tchaikovsky. Concierto para violín

IMPRESIONES.
Sergio Alva Lozano
Club de Embajadores de la OSX, Miembro
08 de febrero de 2019

El concierto que escuchamos en esta ocasión fue sumamente aclamado. Con la sala abarrotada prácticamente hasta la última butaca se brindó unánimemente a nuestra preciada OSX y al Director invitado un prolongado aplauso aderezado con vítores y gritos de júbilo.

Para comenzar hace su aparición nuestro muy querido y excelente Maestro Mikhail Medvid, concertino de la Orquesta, y da la nota referente para que todos los músicos maestros afinen sus instrumentos, observa que todo esté preparado, guardan silencio, también lo hace el público, y aparece el Director huésped. El concierto dio inicio con el estreno en Xalapa de la obra del Maestro tapatío José F. Vázquez Cano llamada “Acuarelas de viaje”, que consta de tres partes: I. Presagios, II. El lago de Amatitlán, III. Retorno. Como no contaba con referencias de este compositor mexicano ni de la pieza musical, traté de escucharla previamente, pero al no encontrar grabación alguna de ella, decidí escuchar algunas otras de sus creaciones. Aunque cuenta con una notable producción musical que abarca desde canciones y óperas, hasta sinfonías, conciertos, poemas y fantasías sinfónicas,  música para ballet y música de cámara, increíblemente no sabía nada de él. Escuché unas canciones de títulos muy poéticos que me gustaron poco, pero di con su sinfonía 2 que cautivó mi atención de inmediato  (https://www.youtube.com/watch?v=AKrwaL62CCg). Igual me sucedió con su concierto 3 para piano y orquesta (https://www.youtube.com/watch?v=gm84stuTT2Q) y con su romanza No.3 para cello y piano ( https://www.youtube.com/watch?v=f3DDo4QMuQM ); pero la que me fascinó en serio fue “La ofrenda” de su “ballet Azteca” ( https://www.youtube.com/watch?v=HK2qb3e0xUc ) que sin esconder sus raíces mexicanas, nos muestra una música universal moderna que rememora a compositores más actuales como por ejemplo a Zbigniew Preisner que junto con el realizador Krzystof Kieslowki hicieron la extraordinaria joya cinematográfica Tres Colores (Trois Couleurs). Así pues, con gran expectativa escuché sus acuarelas.

En 12 minutos el Maestro Vázquez llevó mi imaginación por un recorrido mental recreando su viaje. Con la parte I. “Presagios”, primero pensé en el traslado hacia el Lago de Amatitlán en Guatemala, viajando por parajes similares a Montebello en Chiapas y que de chico, mi maestra de primaria, que era guatemalteca refugiada junto con su esposo quien era el Director de la escuela, me mostró fotos y postales. Con la música del maestro Váquez, influenciada por grandes compositores anteriores y de su época, sentí que iba con mis queridos profesores en su carro que a mi corta edad me impresionó. Imaginé que Debbusy, Revueltas, Wagner, Carrillo iban conmigo juntos degustando de una acuarela que integraba los hermosos paisajes que desfilaban a nuestra vista, a manera de una pintura de Pisarro, Morisot, Monet o algún otro maestro acuarelista del impresionismo. Fascinado llegué a la parte musical II. “Lago de Amatitlán” y pensé que era yo el niño nativo de una pintura sobre un pedazo de tronco con una vista del lago, regalo de mi maestra, que aún conservo junto con una cajita artesanal del mismo lugar, en el que se encuentra sentado sobre el piso, recargado en un pino, simplemente contemplando la belleza del lago.

La música me inspira todo esto, motivado por el recuerdo de las acuarelas de mi padre y las obras de los grandes compositores que le dejaron huellas y que fructificaron en él en una bella propia expresión  integrante, inclusiva, significativa. Sin dimensión del tiempo, emprendimos el regreso, pasando a la parte III. Retorno, continuando en el mismo modo. La acuarela se funde con el tema melódico, luces, sombras, claroscuros, contrastes, líneas definidas, líneas desvanecidas, todo ese precioso lienzo mental inducido queda plasmado en el magnífico final en el cual inevitablemente incorpora consigo el vigoroso y sentido aplauso que estalla en la audiencia como algo que ya era incontenible y con desbordante agradecimiento a todos los miembros de la Orquesta y al Director español Martínez Alpuente.

Así fue como comenzó el fabuloso el concierto de esta noche, con esa breve obra que se estrenó en Xalapa, a manera de un excelente preámbulo para dar paso a la obra esperada, favorita del público internacional, el concierto para violín Op. 35 de Piotr Ilich Tchaikovsky. Ampliamente conocido en las mejores salas de concierto en todo el mundo, tema musical en películas, novelas y anuncios de TV, en miles de grabaciones, favorito de mi hermana y de muchas amistades, y por supuesto, ampliamente comentado.

Se recibió al Director huésped y al solista con el acostumbrado aplauso y empezaron con el primer movimiento Allegro Moderato del Concierto para violín. Escuchamos un bello preámbulo orquestal que va creciendo y luego baja para dar paso a las primeras notas del violín ante las cuales nuestros corazones de pronto se llenan de un profundo romanticismo, el tema nos rodea con su fragancia sutil acariciando nuestros sentidos. El maestro Rivera nos lleva a los espacios que concibió la inspiración de Tchaikovsky, y todos absortos en esa inspiración, nos dejamos llevar por su excelso arte y llegar al tan emotivo final del movimiento que es tan intenso que frecuentemente arranca prematuros aplausos producto de una emoción casi incontenible. Con nuestras emociones exaltadas, transitamos al segundo movimiento “Canzonetta; Andante” y ahora en suave contraste nos sumergimos a un apacible océano de notas que construyen un profundo romanticismo que en lo particular me traslada a los paisajes de las antiguas chinampas que pudimos apreciar en la inigualable película de arte mexicana “Yanco” en la que el niño indígena violinista se deleita con un tema igualmente romántico con un aire parecido al que escuchamos en la sala.

Dentro de esa ensoñación pasamos de pronto, sin coda final, al tercero y último movimiento “Finale: Allegro Vivacissimo” que demandó el mejor esfuerzo del concertista pues sabemos de su dificultad técnica de interpretación. El tema aparece con fuerza, entramos a un veloz desfile de notas y frases desarrolladas con genialidad  aderezadas siempre con sus inigualables toques de romanticismo. En medio de una apoteosis espectacular alcanzamos el fabuloso final. Instantáneamente surgió el estruendoso aplauso para toda la orquesta y muy particularmente a la  joven flautista principal la Maestra checa Smolcakova y al clarinetista principal el Maestro Solís, que se prolongó por largo tiempo, que ameritó un ancore del Maestro Rivera que fue igualmente muy aplaudido.

 Pasamos a ocupar de nuevo nuestros lugares después de un breve intermedio, bueno, en realidad fue como siempre, pero se hizo muy corto pues todos queríamos comentar nuestras impresiones. Pero fuimos gustosos sabiendo que de nueva cuenta nuestra excelente Orquesta nos deleitaría con otro banquete musical.

Dio principio la quinta sinfonía de Alexander Glazunov Opus 55, también conocida como “Heroica” con su primer movimiento Moderato Maestoso – Allegro.  De entrada podemos apreciar la magnífica orquestación que tiene, haciendo participar muy atinadamente a todos los instrumentos y dando la oportunidad a los músicos de lucir su arte. Me llama la atención la limpieza del Maestro Eduardo D. Flores, corno principal, a pesar de la dificultad para tocar este peculiar instrumento según nos explicó el propio Maestro en una charla previa a un concierto de la pasada temporada.

El tema corresponde a su estilo característico como importante exponente de su época, su formación musical y la influencia de compositores antecesores. Esta hermosa obra es la más tocada de sus sinfonías, y al escuchar este movimiento se entiende porqué. Entra a continuación el segundo de cuatro movimientos, típico de la estructura de una sinfonía. Este es Scherzo: Moderato el cual inicia alegremente otra vez con la participación continua de toda la orquesta que nos obsequian una interpretación muy bien matizada conducidos muy acertadamente a manos del Director Martínez. Los oboes y flautas se desempeñaron perfectamente aprovechando la oportunidad que les dio la obra. Seguidamente escuchamos el tercer movimiento Andante. Este movimiento lo compuso Glasunov desarrollando un tema majestuoso sumamente romántico, pareciera que fue escrito para una danza de patinadoras sobre hielo en sus trajes típicos rusos de gran colorido que se desplazan graciosamente al compás de tan hermoso tema que induce una paz llena de romanticismo.

El cuarto y último movimiento “Allegro maestoso. Animato” es el que nos muestra el tema con más sabor ruso y que por su vivacidad y energía nos recuerda la fuerza que conocemos de los bailarines rusos en sus trajes brillantes y coloridos, como lo son las notas que escuchamos. Nos contagiamos del entusiasmo, alegría y el evidente gran gusto que nos mostraron todos los intérpretes y director por igual, qué felicidad disfrutar de su maestría; cuerdas, vientos percusiones, todos al final exclamamos un vigoroso ¡BRAVO! en medio de un generalizado éxtasis, que reiteradamente tributamos hasta el cansancio. ¡Magnífico concierto!

Nos vemos el próximo viernes para disfrutar a nuestra maravillosa Orquesta en nuestra fabulosa sala Tlaqná. No falten, voy a llevar invitados, seguro que tendrán una experiencia sumamente grata. Les invito a hacer lo mismo.

PROGRAMA DE LA OSX DEL 15 DE FEBRERO DE 2019.

Próximo concierto: Viernes 15 de febrero a las 20:30 en la sala Tlaqná tendremos a Jacques Mauger con la OSX, con el siguiente programa: “Andenes” de Gustavo Adolfo Larrea. “Concierto para Trombón” de Henri Tomasi. “En las estepas de Asia Central” de Alexander Borodin. Poema del Éxtasis” de Alexander Scriabin. Con Jacques Mauger, trombón y Lanfranco Marcelletti Jr., Director Titular.

Jacques Mauger Nació en 1959 en la ciudad de Barentin , Francia. Comenzó a tocar música con la banda de conciertos de su ciudad natal a la edad de 12 años. Estudió trombón en el conservatorio de Rouen (Francia) y más tarde en el Conservatorio de París. Ganó premios en competiciones internacionales en Markneukirchen (Alemania) y Toulon . Comenzó su carrera profesional como trombón principal con la Orquesta Filarmónica de Niza y luego se convirtió en Trombón principal con la Orquesta de la Ópera Nacional de París .

Desde 1990, ha trabajado como ejecutante de conciertos y, a menudo, se presenta como solista en Francia y otros países. Ha tocado con varios conjuntos, como orquestas sinfónicas, orquestas de bronce y bandas de conciertos, y ha dado recitales acompañados al piano y al órgano . Muchos compositores han escrito obras originales o piezas para las cuales a él le han dedicado.

Mauger enseña en el Conservatoire à rayonnement régional de Paris, un cargo que ocupa desde 1994, así como en el Conservatoire de musique neuchâtelois (Suiza) en clases profesionales desde agosto de 2004. También es profesor en la Accademia Lorenzo. en Perosi de Biella en Italia. A menudo da clases magistrales en muchos países.(Fuente: Wikipedia).

 

Comentar

Botón volver arriba
Shares
Cerrar
Cerrar