Cuitláhuac-Winckler: la batalla final

Por si acaso
Por Carlos Jesús Rodríguez Rodríguez

*Cifras pintan un veracruz sangriento

*Erick entre cerezas o amarga navidad

MÁS ALLA de la pésima imagen que engendra a Veracruz el pleito entre el Gobierno del Estado -encabezado por el Gobernador Cuitláhuac García Jiménez- y el Fiscal Estatal yunista de origen oaxaqueño, Jorge Winckler Ortiz, en el recuento de los daños hay por lo menos un dato positivo que, a diferencia de administraciones donde la fiscalía estaba al servicio del Ejecutivo, en esta, aunque solo sea por fregar al vecino está fluyendo información que antaño se regateaba a los medios de comunicación, como son las afectaciones provocadas a Veracruz por la violencia excesiva e incontenible, lo que refleja un hecho incuestionable: que ni la Secretaría de Seguridad Pública “cuitlahuista” –a cuyo frente se encuentra el regiomontano, Hugo Gutiérrez Maldonado- está haciendo su tarea preventiva, ni la fiscalía procura justicia a las víctimas, hecho que demuestra que en este entuerto quien más pierde es la sociedad agraviada por inoperancia e ineficacia de una y otra parte. Y es que las cifras alegres que el Gobernador y su equipo de seguridad han vertido, argumentando una sensible disminución de la inseguridad, casi comparable a la de Islandia, el País más seguro del Planeta, de acuerdo con el Índice de Paz Global elaborado por el Instituto para la Economía y la Paz, una posición que viene ocupando desde 2008, el Fiscal General las ha desmentido pintando un escenario catastrofista del que no anda errado, pero que se mantenía oculto gracias a las complicidades. Veracruz, a juzgar por las cuentas más realistas de la fiscalía Estatal, se encuentra al nivel de los pueblos más agrestes, muy propios de la inspiración del poeta del pueblo, José Alfredo Jiménez Sandoval cuando recita que “la vida no vale nada”.

Y ES que lea usted: según el Fiscal General del Estado, en los primeros 31 días de este ya inquietante 2019 van 131 homicidios en el Estado, lo que significa 4.3 diariamente, de los cuales 120 víctimas fueron hombres y 11 mujeres pero, también, en esos primeros 31 días de Enero se contabilizaron 39 secuestros, 533 vehículos robados, 493 robos a comercio, y 129 a transeúntes, 7 robos bancarios y 138 a casa habitación, además de 34 casos de extorsión denunciados, cifras que nunca fueron dadas a conocer en el Gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares, y no porque no ocurrieran sino porque, simple y llanamente, había complicidades que impedían que la información fluyera, y cuando algún acucioso reportero se atrevía a contradecir a Winckler simple y llanamente era borrado del WhatsApp del señor Fiscal para que no anduviera de aguafiestas, de tal manera que algunos hasta tuvieron que ampararse y denunciar los hechos ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos –una organización que ha sido un cero a izquierda en la Entidad- o el Instituto de Acceso a la Información, pero las cosas han cambiado. Winckler Ortiz se ha vuelto el gran García Jiménez que lo corra, pero que lo recontrate como titular de la Coordinación General de Comunicación Social donde, al parecer, no tiene a nadie, o al menos quienes cobran salarios en esa dependencia no están haciendo bien su trabajo a diferencia del Fiscal.

AHH PERO Jorge Winckler no dejó las cosas de ese tamaño, pues indicó que en el inicio de Febrero, en los primeros cuatro días del mes más loco del año ya se han registrado 24 homicidios, lo que da un total de seis diarios, o lo que es lo mismo, vamos de mal en peor, de los cuales 22 fueron de hombres y 2 mujeres. Y es que a decir verdad, Veracruz se inserta a nivel nacional en el segundo sitio en la comisión de crímenes contra mujeres, pues tan solo en 2018 fueron tres las Entidades que se colocaron a la cabeza como las más letales para las mujeres: el Estado de México con 106 personas de ese género ejecutadas; Veracruz con 87 crímenes, y en tercer lugar Nuevo León, con 79, independientemente de que otros delitos contra la libertad y la seguridad sexual en la Entidad y el País también se elevaron sustancialmente. Sin duda, son cifras duras que se conocen gracias al pleito de Winckler-Cuitláhuac y viceversa, lo que solo ha dejado desgaste al Gobernador, pues no es posible que a estas alturas del partido el Fiscal siga como si nada y, lo que es peor, argumente que no renunciará, aun cuando la comisión instructora del Congreso del Estado apruebe el juicio en su contra este jueves y lo envíe a la Sala Constitucional del Poder Judicial para ser calificado, y de proceder recurriría al amparo que al final de cuentas, para eso se inventaron los juicios de procedencia, lo cual podría tardar su salida un año o más. Mientras tanto, la imagen del Gobernador seguirá desgastándose, y esto se lo debe a su impulsivo Secretario de Gobierno, Erick Patrocinio Cisneros Burgos que lo metió en una bronca que pudo evidenciar que no era suya, y que lo coloca, ahora, en un papel endeble. Cisneros por su parte se ha tenido que tragar las palabras al vaticinar que como regalo de Santa Claus o de ReyesMagos Winckler se iría, pero se quedó bateando en la loma; luego le encomendó el favor a La Candelaria y le falló, y ahora lo ha hecho al Cristo Negro de Otatitlán, su dizque tierra, pero el señor de los afrodescendientes está más ocupado en problemas del universo que en caprichitos palaciegos, aunque el robusto funcionario no pierde la esperanza y ahora tararea Las Cerezas de los hermanos Carrión que entre otras cosas anuncia que: “para abril o para mayo, veré”, pero en el repertorio le queda la inmortal “Amarga Navidad” de José Alfredo Jiménez que predice entre sus estrofas: “Diciembre me gusto pa’ que te vayas Que sea tu cruel adiós mi navidad. No quiero comenzar el año”…etc etc.

LO CIERTO es que Winckler sigue desafiando al Estado y, por ende a sus inexpertos funcionarios que ya no saben que decir, como Patrocinio Cisneros que al ser un desconocedor de la ley, busca acusarlo hasta de la inseguridad que se respira, cuando esa tarea le corresponde al Estado, y bastaría con que alguien le comprara una Constitución Local y un Código Penal para que se vaya enterando de cómo funcionan la prevención y la procuración de justicia, dos cosas completamente distintas como la magnesia y la gimnasia por más que le busquen similitudes. Mañana jueves, por lo pronto se habrá dado el primer paso cuando la comisión instructora declare procedente el juicio político contra Winckler, pero ahí no termina la cosa. El caso del Fiscal será enviado al Tribunal Superior de Justicia cuya sala constitucional tendrá la última palabra (¿o acaso Edel?), aunque difícilmente Winckler claudicará interponiendo su renuncia a sabiendas que entre más aguante más se estaría cotizando para cuando retorne a su despacho –si es que no lo llevan antes a prisión-, pues pocos abogados son los que se enfrentan a todo un aparato de Estado y se burlan de este, aun cuando sus integrantes, como ya se ha dicho, sean inoperantes debido a la soberbia y el desconocimiento de las leyes. En fin, a ver qué pasa este jueves.

OPINA

carjesus30@hotmail.com

Comentar

Botón volver arriba
Shares
Cerrar
Cerrar