lunes, julio 26, 2021

Da Clero “tapaboca” a Eric Patrocinio

Por si acaso
Por Carlos Jesús Rodríguez Rodríguez

*Lo llama ignorante por falsear versión
*Cisneros se arrepiente y pide perdón

¡CON LA Iglesia hemos topado!-, habrá dicho el quijotesco Gobernador Cuitláhuac García Jiménez a su moderno escudero “Sancho panza”, Erick Patrocinio Cisneros Burgos que, por lenguaraz, despertó la cólera de una de las instituciones más respetadas en el mundo –pese a los escándalos en que se ha visto inmersa-, a la que acusó de apropiarse de algunos valores espirituales y de usar el sacramento de la confesión para las homilías dominicales, lo que a juicio del vocero de la Arquidiócesis de Xalapa, José Manuel Suazo Reyes “es completamente falso”. Y es que según el portavoz de esa curia, “a partir del viernes 15 de Febrero –de este año- empezó a circular a través de redes sociales un video donde el Secretario de Gobierno, en un acto académico donde, también, estuvo presente el Gobernador García Jiménez, hizo algunos comentarios muy desafortunados sobre la Iglesia Católica y sobre el ministerio de los sacerdotes”, por lo que aclara que la homilía dominical surge de la Palabra de Dios que se proclama en todo el mundo siguiendo el calendario litúrgico, y para un sacerdote es un delito grave revelar el secreto de confesión, pues se caería inmediatamente en la excomunión, ya que el sigilo no se puede revelar, ni siquiera muerta la persona. Por ello, sin tapujos, directo a la bocaza del poco serio funcionario estatal, la Arquidiócesis de Xalapa refiere que “el comentario del secretario –de Gobierno- revela ignorancia y faltas graves de respeto a nuestra Iglesia que, jamás esperaríamos de un servidor público. La comunidad católica se siente agraviada porque en forma burda y sin ninguna necesidad, se exhibe el ministerio de los sacerdotes, acusándolos de revelar el sigilo sacramental y desacreditando su ministerio, y agregamos que con este comportamiento se agrede el derecho humano de la Libertad Religiosa”.

PERO LA cosa no para allí; ya encarrilado, el portavoz de la iglesia católica en la región deja en claro que “los fracasos de la administración estatal y las torpezas a los que nos hemos referido en comunicados anteriores, son de dominio público y han creado ya una psicosis social que no se sabe quién la controlará, porque los ciudadanos no perciben una estrategia clara, proyectos de gran alcance ni eficiencia en los colaboradores gubernamentales (o como se leía en las antiguas historietas de Batman y Robin: Santo holocausto, zok, pácatelas, pum), y le recuerda Suazo a ese chivo en cristalería que es el bajacaliforniano que se dice cuenqueño, aunque del carácter de esta última región no tiene nada, salvo el color de la piel, que: “la tarea del Secretario de Gobierno es mantener la gobernabilidad y favorecer una convivencia pacífica entre los diferentes actores. No abona en nada polarizar a la sociedad ni enfrentar a los diferentes actores sociales; la buena gobernanza se consigue mediante el respeto, el diálogo y la colaboración”, y le dice, también, para que no lo olvide que “la Iglesia Católica es institucional. Desde el ámbito de la fe tiene una vocación de servicio a los demás” y por tanto “seguiremos colaborando con nuestras autoridades para promover el bien común y el respeto a los derechos humanos y las libertades fundamentales”.

Y UNO se pregunta, rememorando a Juanga, ese genio de la filosofía moderna que ya no se sabe si vive o no “pero qué ne-ce-si-dad” del señor secretario de no salir de una bronca cuando ya está incrustado en la siguiente, ahora contra una institución que pesa, y que si quisiera le armaría una de las manifestaciones más monumentales para pedir su rapada testa, de tal suerte que ni el mesías tabasqueño podría salvarlo. Sin duda, el tapaboca del clero católico debe ser una lección para aprender y no solo para seguir como hasta el momento, pues no se hace política diciendo lo que nos viene en gana sino lo que es correcto, pues ya lo dijo Suazo: “la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión es una implicación necesaria, un requerimiento de la libertad humana y del sentido religioso; protege con el mismo alcance e intensidad al creyente y al no creyente; al ateo y al agnóstico; al practicante y al no practicante. La libertad religiosa se encuentra en el corazón mismo del planteamiento de la modernidad, ya que está relacionada con la pluralidad propia de las sociedades democráticas, lo que nos enfrenta al reto de la inclusión de todos de una manera constructiva y sustentable”.

ERICK PATROCINIO ha reaccionado, pero esta vez no a su estilo (habría dicho si el vocero fuera el Fiscal: Suazo se va porque se va), sino apelando al perdón y asumiéndose como un creyente, y en ese tenor responde: “desde hace casi 30 años, un servidor ha sido académico universitario, motivado por la pluralidad que representan las instituciones públicas de educación superior del país para construir diálogo y debate sobre temas que buscan el bienestar de todos (¿?). Lo digo porque en las últimas horas, personajes con intereses distintos a la buena gobernanza de nuestro estado (¿Cuál?), han circulado vía redes sociales un video sacado de contexto, en el que se ve de manera parcial mi participación en la conferencia magistral “Del dicho al hecho: ¿informas o comunicas?”, acto que tuvo lugar desde el 13 de noviembre de 2018 en la USBI Xalapa, cuando no era servidor público”. Aclara que su presencia en el foro fue a título individual, como cualquier ciudadano con pleno uso de sus derechos. Que acompañó al publicista internacional Xavier Domínguez —quien en esa misma fecha presentó su libro “Dilo bien o calla para siempre”— con comentarios desde el ámbito académico.

Y ENSEGUIDA hace un acto de contrición: “siempre he sido y seguiré siendo respetuoso de todas las expresiones religiosas. Lo soy porque mi formación preparatoria y profesional fue en instituciones religiosas. Inclusive, en Otatitlán, municipio en el que crecí y que es reconocido como El Santuario por la religiosidad de su gente, presté servicio a la Iglesia Católica con entera vocación. Por eso creo que se equivocan aquellos que han sacado de contexto este momento, pues más allá de mis creencias, lo que en ese foro dije no aludió a ninguna corriente religiosa. Aun así, estoy convencido de que son los valores que desde cualquier expresión religiosa se promueven, los que en los gobiernos debemos promover para construir la paz y armonía que todos anhelamos”. Y agrega algo que desconcierta: “no es la polarización ni la confrontación lo que nos va a llevar a la pacificación de Veracruz (aunque Patrocinio hace, precisamente, lo contrario al pelearse con todo el mundo), por lo que reitero mi disposición como servidor público para mantener el diálogo de forma permanente con todos los sectores de la entidad como la única vía para lograr la armonización que permita a la sociedad una mejor convivencia (lo que hace un toque de la Iglesia). Mantendré el mismo respeto por todas las creencias, por cada uno de los veracruzanos. Se equivocan quienes intentan confundir a la opinión pública. Trabajando por todos y para todos es que vamos a lograr que Veracruz nos llene de orgullo (pues al paso que va, lo dudamos). Como fuera, esas son las consecuencias de no conectar el cerebro antes de activar la lengua.

OPINA [email protected]

Lo último

Columnas