martes, agosto 3, 2021

PRI: Cofradía de la Gerontocracia

Por si acaso
Por Carlos Jesús Rodríguez Rodríguez

Revive tricolor a los más corruptos

Yeidckol Citlali: la historia tétrica

 

EL PRI mostró el domingo pasado su rostro más envejecido, sazonado con políticos de viejo cuño, algunos tan corrompidos e indecentes como el ex secretario de Gobierno, Reynaldo Escobar Pérez –con cuentas aun por pagar-, y otros que van por el mismo rumbo como Erick Lagos Hernández y Jorge Carvallo Delfín por solo mencionar algunos, aunque no faltaron faces que nos recuerdan canciones como la de “Caballo viejo”, de Roberto Torres, aquel equino al que “le dan sabana porque está viejo y cansao”. Porque de verdad, dio lástima ver en la primera fila del Consejo Político Estatal a “puro viejecito” –y conste que no tenemos nada contra la tercera edad siempre y cuando sea aportativa, aunque muchos de los priistas que ahora se sienten con fuerza para rescatar al “tricolor” solo le han dado problemas al instituto, sobre todo cuando a medio río fueron quienes cambiaron de montura inducidos por los célebres cañonazos que puso de moda el general y ex Presidente Álvaro Obregón Salido, los que a la fecha siguen causando euforia en todos los extractos sociales, incluido el “pueblo bueno” sacudido por “balines” de menor calibre que les dispara el presidente en turno, Andrés Manuel López Obrador, pero que le garantizan popularidad y fortaleza para enfrentar futuras elecciones. Porque muchos de los que estaban en el CPE del ex partidazo, son los mismos que a medio andar dieron la espalda al ex candidato a la Gubernatura, José Francisco Yunes Zorrilla, que acaso por ello decidió no asistir a la simulación de quienes –hace poco- buscaron por todos los medios insertarse en el Movimiento de Regeneración Nacional, pero que al no conseguirlo ahora quieren refundar al PRI para convertirlo en próximas elecciones en el afamado PriMor que, con bombo y platillo anunció la dirigente del Movimiento de Regeneración Nacional, Citlali Ibáñez Camacho, mejor conocida como Yeidckol Polevnsky Gurwitz.

BREVE HISTORIA para no aburrir: Yeidckol es hija de la señora Guillermina Camacho Amezcua y del coronel Cuitláhuac Ibáñez Treviño (tal vez por eso no quiere al Gobernador de Veracruz, Cuitláhuac García), pues según contó ella misma el l2 de Marzo de 2005, tuvo una infancia difícil, primero por el inestable matrimonio Ibáñez-Camacho que culminó en divorcio cuando Yeidckol (entonces llamada Citlali) era aún pequeña, en una época en la que se veía mal que las mujeres se separaran de sus esposos. En ese tenor, y buscando protección para alejar al coronel Ibáñez, su exmarido, la señora Camacho fingió ser pariente del presidente Manuel Ávila Camacho, lo que posteriormente le acarrearía grandes problemas a la familia. Sin embargo, toda esa inestabilidad vendría a tener su punto culminante cuando en 1970, Citlali, siendo solo una niña de doce años, quedó embarazada en circunstancias muy controvertidas para la época. Teniendo que abandonar la escuela y, aunado a las dificultades anteriores de su vida, su madre tomó la medida desesperada de proteger a su familia del escarnio público, cambiándole el nombre a ella y a sus hermanos, y de adoptar al hijo de Yeidckol como propio. Insistimos, eso lo dijo la lideresa en 2005 al explicar que su nombre original es Citlali Ibáñez Camacho, pero que debido a conflictos familiares, su madre decidió modificarlo a “Yeidckol”, que tiene significado hebreo y que quiere decir “el llamado de Dios”. En aquella conferencia dijo desconocer la existencia de tres actas de nacimiento a su nombre. Y es que en su campaña electoral como candidata a Gobernador del Estado de México en 2005 contra Enrique Peña Nieto del PRI –que fue el ganador- y Rubén Mendoza Ayala, del PAN, fue que se dio a conocer su nombre legal.

PERO VOLVIENDO al PRI, lo del domingo fue una demostración de decadencia, y abundar en nombres sería repetitivo o trillado, lo que indica que la Cofradía de la Gerontocracia o Consejo de Ancianos, esto es, el poder ejercido por los viejos a través de esa cúpula que fue un sistema de gobierno indígena sigue vigente hasta nuestros días, ya que muchos jóvenes que antaño militaban en el tricolor decidieron irse a otros institutos ante la imposibilidad de crecer o, en el peor de los casos, al observar como el barco naufragaba. Y es que a diferencia de nuestros antepasados, quienes generalizaron esa institución como norma de gobierno de los pueblos originarios, en la que la figura del viejo está investido de sabiduría, prestigio, poder y liderazgo; rasgos de alto estatus social que homogeneiza a toda la población envejecida, haciendo creer que alcanzar edades avanzadas era ingresar de manera automática a un paraíso gerontocrático, actualmente muchos adultos mayores que siguen apoderados del PRI lo hacen porque no tienen otra forma de que vivir, sobre todo ahora que MoReNa acaparó posiciones y el PAN se encuentra en segundo sitio, y en ese sentido seguir apoderados PRI les permite negociar posiciones o beneficios, y no seguir al garete como hasta el momento. Pepe Yunes decidió, por lo tanto, dar la espalda al envejecido consejo político Estatal –que aunque cuenta con personajes de entre 30 y 50 años, se trata de jóvenes que pasaron de lo verde a lo podrido o, en el peor de los casos, los llamados muchachitos maíz de palomita que con tres minutos en el microondas ya se sienten listos-.

EL MUESTREO del domingo permite avizorar que el “tricolor” no se renueva, sino que se encamina al despeñadero, salvo que en aras de la supervivencia pacten alianza con el Movimiento de Regeneración Nacional, y en ese tenor vayan como colita de león en futuras elecciones, ya que de otra forma a ese instituto, aun con los yerros de la nueva administración no se le advierte ningún repunte, y menos ahora que Jorge Winckler Ortiz podría completar nueve años al frente de la Fiscalía General del Estado, y en ese tenor seguirá haciendo la chamba para los Yunes azules de cara a la elección intermedia. No hay, por lo tanto, un futuro sólido para el PRI a corto y mediano plazo con semejante dirigencia, bueno, en realidad no existe ninguna, pero si muchos suspirantes que dicen estar dispuestos a dejar la vida en aras de volver a posicionarlo, cuando lo que desean es por lo menos una diputación local o Federal plurinominal en próximas elecciones con tal de asegurar el futuro. Por lo pronto, los mismos rostros y algunos que no se vieron durante el bienio de Miguel Ángel Yunes Linares por temor a ser detenidos, y otros encarnando lo más corruptos y traidor de un partido que se resiste a la renovación, y que se ha convertido en cueva de Ali Baba y los cuarenta villanos, ruines y tramposos, a los que bastaría una revisión a sus cuentas para demostrar porque el Estado se encuentra en las condiciones financieras actuales. Así de simple.

OPINA [email protected]

Lo último

Columnas