miércoles, julio 28, 2021

“Suplente ni de Dios”

Relacionados

Dicen quienes saben que la política es ciencia de las circunstancias, también que es la ciencia de lo posible, aunque sin la Historia se le dificultaría explicarse pues con esta su connubio es indisoluble. Por ejemplo, del registro histórico podemos exhumar aquella sentencia muy repetida en México durante la primera mitad del siglo XX: “suplente ni de Dios”, que reflejaba la aversión a las suplencias en cargos de elección popular. Pero con el tiempo las circunstancias cambiaron y demuestran que ser suplente a cargos de elección popular puede ser redituable, abundan las muestras: Nohemí Guzmán disfruto seis años la senaduría por el deceso de Gutiérrez Barrios, del cual era suplente; Eduardo Tomae, probó escaño de senador al convertirse Miguel Alemán Velasco en candidato priista al gobierno veracruzano; Silvia Domínguez también probó escaño como suplente de Fidel Herrera, en parecidas circunstancias Erika Ayala cobró como senadora por ser suplente de Héctor Yunes, quien por cierto, en algo que pudiera anotarse para el record, ahora solicita licencia al cargo de diputado y beneficia al suplente, Edmundo Martínez Zaleta. Sin duda, cambian los tiempos, también las circunstancias.

Lo último

Columnas