El origen violento del estado

Lo que ha continuación voy a manifestar  es probable que explique nuestra condición y   está documentado en la exposición de un personaje que hace  un análisis evolucionario de la humanidad que aun no acaba de encontrar su paso para salir de la irracionalidad animal que aun nos domina a través de los instintos mas primarios como son la agresión, la violencia, el crimen y la conquista interna y supranacional. Los problemas como la invasión a Irak, el conflicto Georgia-Rusia así como muchos otros que se dan en todos los continentes constituyen la muestra palpable de que estamos muy lejos de poder llamarnos pueblos civilizados en su plenitud, entendiendo esto como el desarrollo del amor universal, la paz interna y externa y la confraternidad mundial; al contrario los conflictos entre los seres humanos están a la orden del día pero siempre en beneficio de los menos y en perjuicio de los mas. El egoísmo, el odio, la ambición y la envidia parecen levantarse por sobre la generosidad, la camaradería, el compañerismo y la fraternidad resultando como consecuencia lo que ahora todos vivimos de una u otra manera, sumiéndonos en la zozobra, la confusión, el miedo y el terror. Son estos tiempos apocalípticos donde no se le encuentra la cuadratura al circulo ni la salida que nos permita vivir como una colectividad verdaderamente civilizada y humanizada; seguimos siendo homínidos territoriales peores que los animales depredadores mas agresivos ya que mientras ellos matan para alimentarse o defenderse, nosotros matamos por el placer de matar, con una crueldad inaudita e inconcebible entre seres que nos llamamos inteligentes y racionales. Nos olvidamos de que también tenemos padres, hermanos y familiares o seres, al fin, muy cercanos a nuestro corazón, o ¿es que también hemos perdido el  corazón? Las siguientes reflexiones no constituyen una teoría del estado ni pretenden resolver el problema en si, solo vislumbra sus orígenes y es un indicador de una situación  social que se ve tanto con la razón como con el espíritu de un ser altamente evolucionado. Quienes han buscado en otros campos y se han ocupado de otros planos saben de lo que hablo y a quien me refiero, para los demás espero que sea de alguna utilidad, cuando menos para sumergirnos en otros pensamientos. La entrega será como en otras ocasiones por partes, posiblemente no más de seis, para no abusar del espacio que generosamente nos concede el Diario de Xalapa semana a semana.

EL DESARROLLO DEL ESTADO

EL ESTADO es una evolución beneficiosa de la civilización; representa la ganancia neta de la sociedad tras los estragos y sufrimientos de la guerra. Incluso la habilidad del estadista no es sino la acumulación de técnicas para ajustar la enconada contienda de fuerza entre las tribus y naciones en conflicto.

     El estado moderno es la institución que sobrevivió a la prolongada lucha por el poder del grupo. El poder superior, a la larga, prevaleció y produjo una obra de hecho —Estado— juntamente con el mito moral de la obligación absoluta del ciudadano de vivir y morir por el estado. Mas el estado no es de génesis divina; ni siquiera fue producido por la acción humana volitivamente inteligente; es una institución puramente evolucionaria y tuvo un origen totalmente automático.

  1. LA ETAPA EMBRIONARIA DEL ESTADO

     El estado es una organización reguladora social territorial, y el estado más fuerte, más eficaz, y más duradero consta de una sola nación cuya gente tiene en común una lengua, costumbres e instituciones.

     Los primeros estados fueron pequeños y surgieron todos como resultado de la conquista. No se originaron por asociaciones voluntarias. Gran parte fueron fundados por conquistadores nómadas, los cuales acometían a los pastores pacíficos o labriegos establecidos para dominarlos y esclavizarlos. Dichos estados, resultantes de la conquista, fueron forzosamente estratificados; las clases resultaron inevitables, y las luchas de clases sociales no han dejado de ser selectivas.

     Las tribus septentrionales de los hombres rojos americanos nunca alcanzaron la verdadera condición de estado. Nunca progresaron más allá de una confederación poco unida de tribus, una forma muy primitiva del estado. Se aproximó más a esta condición la federación iroquesa, pero este grupo de seis naciones nunca llegó a funcionar a manera de estado y no logró sobrevivir debido a la ausencia de ciertos elementos esenciales para la vida nacional moderna, tales como:

  1. Adquisición y herencia de la propiedad privada.
  2. Existencia de ciudades así como también de la agricultura y la industria.
  3. Animales domésticos útiles.
  4. Organización familiar práctica. Estos hombres rojos se aferraban a la familia materna y la herencia del sobrino.
  5. Un territorio definido.
  6. Una cabeza ejecutiva fuerte.
  7. Esclavización de los cautivos —los adoptaban o los mataban en masa.
  8. Conquistas decisivas.

]]>

Comentar

Botón volver arriba
Shares
Cerrar
Cerrar