Inseguridad ahuyenta a veracruzanos

Por si acaso

Por Carlos Jesús Rodríguez Rodríguez

*Xalapa-Coatza: un violento “infierno” *Cierre y venta de inmuebles por temor

ESTE JUEVES, cuando viajaba en clase premier a la ciudad de México, el alcalde de Coatzacoalcos, Víctor Manuel Carranza Rosaldo fue captado por otro usuario que volaba en el mismo avión. Al munícipe se le ve prendidito, con un impecable traje oscuro y corbata de buena marca, y bastó que la fotografía fuese subida al ciberespacio para que el protegido de la Secretaria de Energía, Rocío Nahle García consiguiera toda suerte de improperios debido a su despreocupación por el municipio que (des)gobierna, el que ha sido clasificado como uno de los 15 más peligrosos del mundo, y no es para menos: en el antiguo Puerto México son decenas de inmuebles abandonados –casas habitación, comercios y oficinas-, y algunos muestran anuncios de venta ya que los habitantes han decidido abandonar a ese otrora progresista lugar ante el miedo de ser secuestrados, asaltados, confundidos o extorsionados, y al no poder pagar las exigencias de la delincuencia, aparecer hechos pedazos en una bolsa de basura, arrojados a la intemperie con dos a tres balazos en el cuerpo o degollados. Son muchos casos e infinidad de promesas que el Gobernador y su equipo de seguridad han vertido en el sur del Estado, pero la violencia en Coatzacoalcos no aminora, como tampoco disminuye en Minatitlán, Cosoleacaque, Las Choapas, Agua Dulce, Catemaco, San Andrés e infinidad de municipios de la Cuenca del Papaloapan, y qué decir de Xalapa, donde la inseguridad se ha disparado con ejecuciones de taxistas, particulares a quienes atracan y asesinan si se oponen, asesinatos de dirigentes y comerciantes de mercados como El Rendón, Jáuregui y Plaza Clavijero, cierres de comercios de todos los giros y un temor generalizado de ciudadanos que salen de trabajar para, prácticamente llegar corriendo a sus domicilios y encerrarse a piedra y lodo. Xalapa ya no es el municipio romántico de hace algunos años donde el chipi chipi invitaba a deambular por sus calles, concurrir a un bar en tiempos de excesivo calor o pasear con la pareja en calles, callejones o avenidas de fraccionamientos en busca de un helado, antojitos, o para visitar a los amigos. Pero de todo ello no escapa, tampoco el norte y el centro de la entidad, donde los grupos se disputan el control de la violencia exageradamente ejercida. Y AUNQUE habrá quienes consideren que este espacio refleja frustración o malestar contra el nuevo régimen Estatal, lo cierto es que la percepción a partir de hechos consumados es de casi todos. Lo dice la presidenta de Alto al Secuestro, Isabel Miranda de Wallace, cuando refiere que los estados con mayor índice de violencia del país son Veracruz, Ciudad de México, Puebla, Estado de México y Tabasco, en ese orden. Y de todos ellos, acota, Veracruz atraviesa el peor momento en materia de secuestro ya que ocupa el primer lugar a nivel nacional con 155 casos en el período del 1 de diciembre de 2018 al 28 de febrero de 2019, seguido del Estado de México, con 83, Ciudad de México, con 44 y Puebla, con 31 plagios, y respecto a los municipios con la incidencia más elevada estos son: Xalapa, Coatzacoalcos, Orizaba y Veracruz con 17, 12, y 11 secuestros cada uno YA SON 104 días desde que Cuitláhuac García Jiménez asumió la Gubernatura, y su estrategia de seguridad, si es que tiene alguna, no ha logrado frenar la incidencia delictiva, pues los operativos se circunscriben a patrullajes de hasta 10 y 15 policías motorizados que andan como bólidos en las ciudades, abriéndose paso a sirenazos, pero que no se detienen para nada. Es como tratar de infligir miedo o huir, precisamente de este. No hay recorridos en mercados, plazas comerciales o zona centro donde pululan bancos y comercios atracados por lo mismo; solo patrullas que pasan a toda velocidad, y algunas unidades que resguardan a los nuevos funcionarios que tienen un comportamiento igual o peor que en tiempos de Arturo Bermúdez Zurita como Secretario de Seguridad, y de Javier Duarte como Gobernador, cuando la policía se usaba para cuidarlos lo mismo que a sus familiares. La violencia, por lo tanto, se ha disparado, pues de acuerdo a un comparativo de las cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública y de la Fiscalía General del Estado (FGE) en diciembre de 2017 hubo 152 homicidios dolosos, mientras en el mismo mes de 2018, ya en la administración de Cuitláhuac García, los asesinatos disminuyeron a 138; pero los feminicidios aumentaron de 8 a 19 y los secuestros pasaron de 11 a 38. Las mismas fuentes refieren que en enero de 2018 hubo 133 homicidios dolosos y en el primer mes de 2019 el número de asesinatos se mantuvo casi igual, con 131 casos, pero los feminicidios aumentaron de 4 a 11 y los plagios de 11 a 39. Hasta el 11 de febrero, según la Fiscalía, se habían acumulado más de 300 homicidios, de los cuales 37 han sido contra mujeres. En dos meses se contabilizaron 70 secuestros, la mitad de todos los registrados en todo 2018, cuando hubo 140 casos. Además hay un incremento de robos a comercio y casas. EN MUNICIPIOS como Coatzacoalcos, cuyo alcalde y secretario de desarrollo económico viajan en primera clase mandando al diablo a la Cuarta Transformación y su alucinante proyecto del ahorro, la sociedad ha salido a las calles a protestar, pero el remedio resulta peor que la enfermedad, ya que infiltrados en las marchas algunos miembros de la delincuencia toman datos de participantes para, inmediatamente después, amenazarlos y obligarlos, en represalia a pagar cuotas. ¿Qué prefieres: tenernos como amigos y protectores o como tus enemigos? Les dicen vía telefónica, lo que obliga a los otrora valientes denunciantes a abandonar la ciudad, sus bienes, pertenencias y a la familia; se trata de salvar el pellejo ante la inoperatividad de las autoridades. EN XALAPA ha habido de todo: desde ataques a taxistas en las últimas semanas que han dejado por lo menos 14 muertos, ejecuciones a dirigentes y comerciantes de mercados, cierres de comercios y mucho temor entre ciudadanos, pues de acuerdo al presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) en Xalapa, Luis Sánchez Ávila, solo en las últimas semanas se han registrado por lo menos 15 asaltos a empresarios y sus empleados que son atracados al salir de los centros de trabajo o cuando realizan algún trámite como retiros en bancos. Por ello, de plano, dice que no cree en los optimistas informes que le hacen llegar al Gobernador Cuitláhuac García Jiménez sus secretarios de Gobierno, Eric Patrocinio Cisneros Burgos, y de Seguridad Pública, Hugo Gutiérrez Maldonado, y a decir verdad nosotros tampoco. Veracruz requiere urgentemente de todo el apoyo de la Federación en materia de seguridad, o las inversiones seguirán yéndose, y basta ver cómo les fue a los organizadores del carnaval con un turismo que no gasta. En fin, una triste postal de un estado que debería ser el primero en desarrollo, pero que desafortunadamente tiene malos, pésimos gobernantes. Así de simple.

OPINA carjesus30@hotmail.com]]>

Comentar

Botón volver arriba
Shares
Cerrar
Cerrar