Cuitláhuac, la luna de miel ya terminó

Místicos y Terrenales
Marco Antonio Aguirre Rodríguez

*Cuitláhuac, la luna de miel ya terminó

*Ahora es un gobernador muy mal calificado

* Menos del 10% de los veracruzanos se siente seguro

Hay lunas de miel que parecen eternas, pero hay otras que se acaban pronto.

Al gobernador Cuitláhuac García Jiménez le duró tres meses la luna de miel en el cargo, de diciembre del 2018 a febrero del 2019. Todavía en febrero una medición hecha por Arias Consultores para todos los gobernadores del estado, lo colocó en el lugar 7, de los mejor calificados del país.

Pero ahora, un mes después, el mismo ejercicio, lo coloca en el lugar 25. Cayó 18 lugares.

Si la encuesta no está manipulada para agraviar al gobernador de Veracruz, el desencanto fue rápido y brutal.

¿Qué es lo que provocó que los veracruzanos perdieran tan rápido la esperanza en el Gobernador Cuitláhuac García?.

Seguramente en Palacio de Gobierno lo tienen muy claro, con los ejercicios de medición de percepción pública que deben llevar.

Aunque pueden pueden echarla la culpa a los “pinches medios”, como hicieron Javier Duarte y Miguel Ángel Yunes en sus momentos de crisis.

O, pueden aceptar que algo no funciona bien… y corregirlo.

El estudio, según la metodología que se refiere en el mismo, se hizo para los 32 gobernadores del país y pone a Jaime Rodríguez, El Bronco, como el gobernador peor calificado.

El levantamiento es reciente, del 22 al 24 de marzo.

Según esa medición de marzo, la calificación que los veracruzanos encuestados le dieron al Gobernador fue de 23.1 puntos.

Baja, muy baja. Sobre todo porque un mes antes le habían dado 46.1 puntos, con lo cual lo habían puesto en el lugar 7. Le quitaron la mitad del voto favorable que antes le habían dado.

Sin embargo, cosas de la percepción pública, Cuitláhuac García tiene un mayor nivel de confianza que su calificación, pues éste es de 30.5, aunque perdió 22.3 puntos y cayó de un hermoso sexto lugar, al sitio 18.

Este nivel de confianza, mayor al de su calificación, se corresponde con la percepción que existe de su cercanía con el Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador; la mitad de los encuestados considera que es muy cercano.

La encuesta muestra un descenso en cada una de las preguntas que se plantearon. Es decir, los veracruzanos hoy sienten que las cosas están peor que antes en todos y cada uno de los rubros.

Esa esperanza que existía de que iban a llegar más inversiones al estado se diluyó y hoy sólo un 18.4 por ciento considera que las condiciones para que ello mejore. Probablemente el ver que hay una parte de los empresarios veracruzanos a los que no se les pagan los adeudos, influyó en estas votaciones; casi con seguridad, el que se perciba favoritismo hacia proveedores de fuera del estado, también intervino.

La población considera que la entrega de apoyos a personas de escasos recursos no ha mejorado; sólo un 25.8% cree que sí. Es casi seguro que esto es así porque ya no hay más entregas de recursos por parte del gobierno del estado.

Tampoco hay percepción de que la obra pública haya mejorado, si no todo lo contrario. Esto, muy probablemente porque la única obra pública que se está realizando, la carretera Coatzintla-Poza Rica, avanza lento. Además de esto, nada se está haciendo en el estado.

También hay una muy mala calificación en cuanto a la mejora de los servicios de salud, pues sólo el 14.6% de los encuestados considera que se han eficientado. La mala percepción se corresponde con que sigue la carencia de medicamentos en los hospitales, la falta de personal, de equipo y las malas condiciones del mobiliario y las instalaciones.

Parece que a la mayoría de la población no le convencen los boletines y fotos del titular del ramo para creer que con eso todo va mejor en el sistema de salud de Veracruz.

Un rango desastroso es el de Turismo, donde el 73.7% de los pobladores piensa que esto no ha mejorado, mientras que sólo un 15.2% cree que sí. La calificación está en el número 27.

Veracruz debería ser un estado con una gran actividad turística. Puede ser que la mala calificación se deba a la falta de apoyo del gobierno del estado al Carnaval de Veracruz, o a la baja afluencia a la Cumbre Tajín que se realizaba en las fechas en que se hizo el levantamiento.

También hay una terrible percepción en cuanto a que haya disminuido la corrupción, pues sólo el 16 por ciento de a quienes les preguntaron dijeron que sí bajó. La falta de transparencia en las adquisiciones, los casos de nepotismo y amiguismo, el que no se haya hecho una sola acción en contra de los actos de corrupción del gobierno anterior (aún cuando se ha dicho que se pondrán denuncias) es con mucha posibilidad, lo que empuja a que este rubro tenga muy mala calificación.

Pero lo peor de todo está en Seguridad Pública, donde sólo un 5 por ciento de los encuestados dijeron que sí mejoró. Los demás estuvieron en desacuerdo con esto. Un mes antes el 26.0 había dicho que las cosas cambiaban.

Ahora, de plano, el 91.1% de los veracruzanos piensa que la seguridad pública empeoró.

El manipuleo de las estadísticas para simular un descenso en la inseguridad y el maquillaje de cifras, no convence a la población de que las cosas mejoren. Aunque aquí es factible que hayan influido en las respuestas la cercanía de los enfrentamientos entre las fuerzas del orden y el Cartel de Jalisco.

Esto se confirma con la nueva pregunta que introdujo la encuestadora: ¿Cómo te sientes viviendo en tu estado?.

Sólo el 9.9 dijo que se sentía seguro.

Veracruz, con esta medición, tiene el lugar 29 en percepción de seguridad pública y de sensación de seguridad.

Sólo se sienten peor, más inseguros, en Guanajuato, Tabasco y Morelos.

PREVENIR ES ANTES DE LOS HECHOS, NO DESPUÉS. El Secretario de Gobierno, Eric Cisneros, acusó –prácticamente- de nuevo, al Fiscal Jorge Winckler de ser el causante del estado de violencia que vive el estado.

Lo acuso de ineficiente, de forma reiterada, y de que no se tiene un diagnóstico de la situación de violencia en el estado por lo mismo.

“Cuando uno va a un médico lo primero que le mandan a uno es a hacer un análisis, para saber las causas”, ejemplificó, como una forma de decir que ese es el primer paso para prevenir.

La Real Academia Española de la lengua, en su diccionario apunta que prevenir es: Anticiparse a un inconveniente, dificultad u objeción.

O sea que la prevención es antes del hecho, no después.

En el ejemplo que pone, cuando los médicos mandan a hacer análisis para tener un diagnóstico es porque la enfermedad ya está declarada y avanzada. Ya no se trata de prevenir, si no de curar.

La prevención son los actos para evitar que uno de enferme, como las vacunas, como el pedir que se cambien las dietas.

O como cuando los médicos te ven con obesidad y te mandan a bajar de peso, para prevenir, actuar con anticipación, y evitar que te de un infarto.

Prevenir no es mandar a un drogadicto a un centro de rehabilitación, después de saber que substancias consume, en que cantidad y con que frecuencia, si no implementar medidas que eviten que la persona llegue a adquirir esas adicciones.

En seguridad pública la prevención pasa necesariamente por tener una policía suficiente, capaz y bien equipada. Por ejemplo, la prevención requiere de tener un sistema de cámaras de videovigilancia bien puesto, y no estar esperando a que vengan a componerlas cuando quieran y que cobren nuevamente, porque ese es el acuerdo actual.

Pero también se requiere de que haya castigo para los infractores, para que se les disuada de repetir las conductas delictivas, o que se les encarcele con el debido proceso, para que no sigan en la calle delinquiendo. Y eso le corresponde a la Fiscalía.

En síntesis, la prevención del delito requiere tanto de la acción del gobierno del estado, como de la eficacia de la Fiscalía.

Y hasta ahora, ni uno ni otro funciona bien.

Las excusas, los pretextos, echarle la pelota al otro, no resuelve el problema.

Por eso es que tenemos tan altos índices de criminalidad y por eso la altísima percepción de inseguridad en el estado es tan alta.

Los místicos no están haciendo lo que deben para que los terrenales estemos bien.

EL PLAN VERACRUZANO DE DESARROLLO, PUEDE DAR RUMBO. El Plan Veracruzano de Desarrollo (PVD) puede darle rumbo a la política del gobierno del estado. Puede ser el parámetro que defina lo que se quiere hacer para que la entidad mejore.

La jefa de la Oficina de Programa de Gobierno (PROGOB), Waltraud Martínez Olvera, dijo que una de las características del PVD es que “no es el Plan del Gobierno, es el Plan a futuro de las veracruzanas y veracruzanos”.

El documento lo entregó junto con el secretario de Finanzas y Planeación, José Luis Lima Franco, en el Congreso del estado, al presidente de la Mesa Directiva, José Manuel Pozos Castro.

Fue muy ufana de que por primera vez, PROGOB realiza en su totalidad la elaboración del documento, teniendo un costo de menos de 500 mil pesos, lo que se refleja en un ahorro significativo para el erario y, aunado a ello, incluye indicadores que establecen de dónde parte el Gobierno del Estado y cuáles son las metas.

El Plan contiene un volumen que concentra dos mil 500 propuestas: mil 300 recibidas mediante una plataforma digital y mil 200 de manera presencial, a través de las mesas de trabajo realizadas en todo el estado.

Ojalá que sea un documento que cumpla las expectatitvas y no nada más algo para cumplir.

Comentar

Botón volver arriba
Shares
Cerrar
Cerrar