viernes, octubre 22, 2021

De los $antuarios y la $emana Mayor….

Opiniones y Comentarios

Julio Ricardo Blanchet Cruz

[email protected]

   

 

Cualquiera que sea mal pensado, ante los hechos fehacientemente milagrosos que sucedieron durante el incendio de la Catedral parisina, dirán que no es cierto que se salvó la corona de espinas que hace menos de 2 000 años le impusieron al Nazareno…

Primero, porque solo una corona de oro podría durar XX Siglos, sin que ningún político se la hubiera apropiado.  No obstante, de haber existido seguro que no habría sido del precioso metal; aunque como ahora a Jesús lo pintan blanco y de ojos azules, uno ya no sabe…

Por lo que las dudas sobre la autenticidad de la corona de espinas que el sentido común dicta que no es la mera buena; no se hicieron esperar…

Y con relación al manto de San no sé quién, pero que en cuestión de durabilidad sería el hazmerreír de cualquier alfombra voladora Made in Bagdad; mejor ni comentar…

Pero lo que no se puede soslayar, es que el altar dedicado a la Virgen de Guadalupe dentro de la Catedral siniestrada, quedó intacto a pesar del terrible incendio que arrasó con todo; menos con un clavo de la cruz patibular…

Del que seguramente harán miles de copias; tantas como para remachar la cerca que Trump quiere hacer.  Pero como los curas se han modernizado, las copias las harán en copiadoras 3D, por lo que ni los “expertos” podrán distinguir cual es la auténtica…

Y si lo canonizaran, es decir, si lo hacen Santo: “San Clavo” -son capaces; la lana es la lana- la recuperación de las finanzas vaticanas podría ser milagrosa.  Quién iba a pensar cuál sería el destino de un clavo, cuya “descendencia” podría salvar las alicaídas finanzas vaticanas.  ¡Qué cosas!…

Pero ahí están de nuevo los malpensados que dicen que la Catedral estaba ya muy deteriorada y que ahora que la habían mandado reparar -de ahí los andamios- se iban a dar cuenta que las obras de arte eran casi todas copias; y no precisamente en 3D…

Restando solo el comentar, que la actitud de algunos magnates internacionales y algunos gobiernos, prestándose a apoyar económicamente para la reconstrucción de la Catedral que el Presidente Macró se comprometió a completar en cuatro años…

Como que no coincide con la propaganda política de acabar con la pobreza; pues los cientos de millones de euros que se requerirán para restaurarla, podrían utilizarse en muchas otras cosas de interés social…

En vez de abocarse a la reconstrucción de una casa de Dios incendiada; pues tiene tantas, que en nada le afectaría una menos; pues por más impresionante que haya sido, nunca la visitó…

Sería bueno que alguien le preguntara al buen Dios -y desde luego a su señora Madre, toda vez que el inmueble estaba a su nombre- que levante la mano si prefiere que se reconstruya su casa, o que con ese dinero se ayude a que algunos no tengan que caminar kilómetros para traer agua…

Pero mucho me temo que reconstruirán la famosa Catedral; pues con tantas misas diarias que se ofrecían a más de 12 millones de visitantes que recibían por año; las entrada$ eran jugosas, diarias y sin impuestos…

Y si pareciera exagerada la cantidad de 12 millones de visitantes, o sea, a millón por mes.  Pues solo en la segunda semana de cualquier mes de diciembre, la Basílica de Guadalupe es visitada por la misma cantidad de feligreses; y todos dejan su buena lanita; y también sin impuestos…

Cabe mencionar que la Basílica de Guadalupe es el segundo $antuario en importancia en el mundo -todo esto acorde al número de vi$itantes que llegan-.  El tercero en importancia, por encima de la plaza de San Pedro, Lourdes y Fátima; es el de La Virgen de San Juan de los Lagos.  El primero es La Meca…

No se tienen muchos datos exactos sobre los templos en la India; pero hay un día especial en que el río sagrado, el Ganges, baña a decenas de millones de hindúes, que acuden a purificarse…

Pero si los trenes en la India transportan diariamente a unas 100 millones de personas, se puede deducir que en una nación tan mística, los santuarios serán mucho muy visitados…

Sin dejar de mencionar a “La corona de los palacios”, el Taj Mahal, que sin ser un santuario, pues es sin duda el monumento funerario más bello y grande del mundo, cada año es visitado por unas 8 millones de personas.

Y nos vemos mañana, si el Sol me presta vida

Lo último

Columnas