domingo, octubre 24, 2021

Xóchitl Arbesú, secretaria de Turismo trabaja para papá Vicente; le patrocina reunión de Rotarios en Polanco

Viernes Contemporáneo

Xochitl Arbesú, secretaria de Turismo de Veracruz, esa que Cuitláhuac conoció el día que torpemente la presentó como su futura pareja de baile, como aquella que hablaba más del 100 % de inglés, prometió que llegarían los cruceros de Europa a Veracruz cargados de turistas que gastarían sus euros en los negocios de los paisanos. Para eso se fue a España, para apantallar a los españoles bailando folclórico y para jalarse hartos turistas. Pero esos nunca llegaron ni llegarán. En semana santa los hoteleros y proveedores de servicios turísticos se quejaron de la poca promoción turística, acusando que lo único que hubo fue el típico turista de jícama y horchata. No hay promoción, no hay trabajo en eventos de turismo, pero lo que sí hay es presupuesto para que papi Vicente realice sus eventos del Rotary Club. Y es que los días 26 y 27 de abril se celebrará en la Ciudad de México, específicamente en Polanco, la “Cumbre de Imagen Publica de Rotary de América” que se llevará a cabo en el costosísimo Hotel Presidente Intercontinental de Polanco. En este evento Vicente Arbesú, padre de la secretaria de Turismo, funge como anfitrión y patrocinador, y aunque el evento no se celebra en Veracruz ni tiene nada que ver con Veracruz, la Secretaría de Turismo del estado aparece entre los patrocinadores junto con Ultragas, Devlin, Respuesta Radiofónica y Grupo Hersa, entre otros. En eso se gasta el dinero la secretaria de Turismo, en los eventos de su señor padre, don Vicente Arbesú, mientras tanto la promoción turística, esa puede esperar.

Cuitláhuac García no entiende que no entiende; todos buscan unidad y no echar ya la culpa a otros, pero él no entiende

Ante la ola de violencia que se vive en Veracruz, muchos de los actores políticos están entendiendo que es la unión de fuerzas lo que nos va a sacar adelante la causa de la seguridad. Tal vez es por ello que el presidente del Congreso en Veracruz, José Manuel Pozos Castro, reflexiona y dice: “Es tiempo de ver resultados en seguridad y dejar de echarle la culpa a los que se fueron”. El secretario de Seguridad Pública, Alfonso Durazo, en su comparecencia con los senadores hizo estos señalamientos: “No somos responsables de la inseguridad que vive el país, pero sí somos responsables de regresar la paz y la tranquilidad a las y los mexicanos y lo vamos a hacer sin regateos y tenemos muchos elementos para cuestionar a otras administraciones, a otros gobiernos, no los vamos a poner sobre la mesa, no porque no haya argumentos, sino porque no está en nuestro ánimo echarnos la bolita unos a otros”. Días antes el senador Ricardo Ahued hizo un llamado a la unidad, invitando a los senadores de su partido y de la oposición a sumar esfuerzos por Veracruz. Sin embargo, el gobernador Cuitláhuac García sigue montado en su macho. No quiere reconocer su responsabilidad, no quiere reconocer, como lo hiciera el secretario Durazo que, aunque la inseguridad es parte de un proceso histórico, sí es responsable de regresar la paz y tranquilidad a los veracruzanos. Pero Cuitláhuac García no entiende que no entiende, porque, aunque contradigamos a López Obrador, Cuitláhuac García no es inteligente.

Alfonso Durazo, con los pies en la tierra. “Sería irresponsable asumir que en seis meses va a cesar la violencia”

El secretario de Seguridad Pública federal, Alfonso Durazo, dijo en su comparecencia ante los senadores que es irresponsable decir que en seis meses se acabará la violencia en el país. Esto en referencia a lo dicho por el presidente López Obrador en Veracruz, donde aseguró que se iban a ver resultados de la estrategia de seguridad y de sus programas sociales en un plazo de seis meses. Alfonso Durazo, consciente de la responsabilidad que se ha echado a hombros explicó: “Dicho con franqueza, padecemos una inseguridad crónica e histórica. Una fría, desapasionada y fría evaluación no lleva a la conclusión de que estamos frente a una crisis estructural de seguridad, que trasciende responsabilidades sexenales”. El secretario de Seguridad Pública confía que, en esos seis meses de plazo, al menos los programas sociales del nuevo gobierno ya estén dando resultados positivos, así como la operación en los estados de la Guardia Nacional. Sobre el plazo de los seis meses fue muy enfático: “Sería irresponsable asumir que en seis meses va a cesar la violencia. Es un problema estructural. Es un problema crónico. Es un problema histórico. Tenemos que asumirlo con una perspectiva a mediano plazo”. La comparecencia de Alfonso Durazo, a pesar de no estar llena de buenas noticias, da confianza al saber que al menos el secretario de Seguridad Pública del gobierno de López Obrador tiene los pies en la tierra y no anda dando plazos fatales que al final lo único que provocarían sería desilusión.

Armando Ortiz                                               [email protected]

 

Lo último

Columnas