Ana Cristina Fox, hija adoptiva de Vicente Fox, figura entre los implicados en el caso NXIVM

La investigación sobre la autoproclamada organización de autoayuda y desarrollo personal, NXIVM, y que resultó ser una secta secreta de trata de mujeres como esclavas sexuales, sigue revelando los vínculos internos que involucraban incluso a personalidades mexicanas. El más reciente señalamiento implica a Ana Cristina Fox, hija del expresidente de México, Vicente Fox Quesada. En su momento el New York Times mencionó que había “mexicanos pudientes” en las filas de esta secta tal como Emiliano Salinas.
Recientemente Laureen Salzman reveló información sobre los vínculos cercanos a Keith Raniere donde figuraban varios mexicanos más. Forbes ha señalado a Ana Cristina Fox como involucrada dentro de esta compañía criminal. Se dice que Cristina Fox se enroló en una “red de promoción boca a boca” dentro del Executive Success Programs (Programa de Éxito Ejecutivo), que dirigía Emiliano Salinas en México, como una filial de la empresa de Raniere. En las investigaciones, además, se indicó el nombre de otras mujeres mexicanas que pertenecían a esta red criminal.
Entre otras se encuentran Jimena Garza Dávila y Marianna Fernandez Aguilar de Nuevo León, quien tuvo un hijo con el líder de NXIVM, Anabel Cantú, Mariana Musi y Fabiola Sanchez de la Madrid de Ciudad de México, así como Alejandro Betancourt Ledesma. Al respecto de estas acusaciones la hija de Vicente Fox no ha dado declaración alguna, y al igual que el resto de los implicados no hay señal de un posible juicio o averiguaciones contra ellos. Cabe mencionar que al menos 100 mexicanos se encuentran en la lista VIP del líder de esta secta. El próximo lunes 27 de mayo continuara el juicio contra Keith Raniere a la espera que se devele más información sobre el caso y sobre los involucrados.
LBP Noticias

Comentar

Botón volver arriba
Shares
Cerrar
Cerrar