De los pleitos rateros y los dioses balines…

Opiniones y Comentarios

Julio Ricardo Blanchet Cruz

diariolibertad@gmail.com

 

A pesar de que la mayoría de las naciones -tres cuartas partes- que integran la ONU no ha desconocido al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro; y por consiguiente no reconocen a Juan Guaidócomo cabeza del Estado…

Por lo que, violando los acuerdos tomados en la Convención de Viena, Washington ha permanecido indiferente ante el inconcebible sitio que están viviendo empleados de la Embajada de Venezuela y grupos afines a su Gobierno…

Literal sitio impuesto por partidarios y enviados de Guaidó, que de distintas formas han intentado tomar por asalto la sede diplomática.  Y todo a la vista de los policías ¡que no hacen nada!…

Por lo que, al no lograr entrar a la Embajada, pues fueron rechazados por el personal, se plantaron bloqueando la entrada del acceso al inmueble, considerado con inmunidad diplomática -como igual sucede en cualquier embajada de cualquier país del mundo-…

De tal forma que nadie puede ni entrar ni salir.  Ni siquiera pueden pasar agua o alimentos -como en tiempos pasados, cuando sitiaban las ciudades-.  Pero no solo la Casa Blanca no dice nada; ni los Derechos Humanos de la misma ONU que de igual forma permanecen callados frente a una situación inédita e in-entendible.  Eso de que sitien una Embajada en tiempos de Paz -bueno, Usted entiende amable lector-…

De suponer que pasaría si exactamente la misma situación se presentara a la inversa, es decir, que el gobierno de Maduro desconociendo a Trump, reconociera a Nancy Pelosi como Presidente legítimo de EE.UU.y seguidores de la señora Pelosi quisieran sacar por la fuerza a la gente de la Embajada de Trump en Venezuela…

Y aunque no en ese grado, pero en ese mismo estado de conflicto diplomático están las demás Naciones que solidarizándose con Washington, desconocieron a priori a Maduro; y ahora enfrentan dificultades diplomáticas para restablecer la confianza tan indispensable en las buenas relaciones…

Pero aunque son pleitos rateros sin gran importancia, pues deberán de alguna manera solucionarse; pues a Maduro no lo van a quitar, igual como sucedió en Siria con Bashar el-Assad…

 

Pero el hecho ha venido a corroborar la buena decesión que tomó el gobierno de la 4T al regresar a la Doctrina Estrada y respetar el derecho que tienen las Naciones para autogobernarse…

Sin duda que fue un buen paso, que tal vez debe de tomarse más en cuenta; o cuando menos apoyarlo tanto, como se señalan los traspiés.  Cuando menos para que todo sea parejo…

Aunque tampoco hay que desbordar el optimismo, como lo hizo el honorable secretario General de la ONU, don Antonio Manuel de Oliveira Guterres, quien poniéndole plazo y fecha, declaró…

“Al mundo le quedan solamente dos años para actuar contra el cambio climático, si se quiere evitar un desastre”.  Y dijo más…

“Si no cambiamos la dirección de aquí al 2010, corremos el riesgo de cruzar el umbral en el que podemos evitar un cambio climático desbocado”.  Y remató su optimismo diciendo…

“Habrá consecuencias desastrosas para los seres humanos y todos los sistemas naturales que nos sostienen”…

 

Y si se asegura que rebozó optimismo, porque dos años no serán suficientes para enmendar el destructivo comportamiento que irresponsablemente hemos llevado en aras de la comodidad. Y para ser sinceros…

Ya desde hace tiempo que cruzamos el referido umbral del no retorno; y ahora nos tocará cosechar el desastre que hemos sembrado por todo el Planeta.  La extinción del 60 % de las especies conocidas, no tiene retorno; ni en dos años, ni en dos centurias…

La ruptura de tantos eslabones de las cadenas ecológicas, es un hecho y nadie va a venir a salvarnos del desastre que provocamos y del que ya estamos empezando a pagar las consecuencias…

Y lo mejor del asunto, es que a estas alturas, casi la totalidad de la humanidad se sigue peleando por los dineros -solo unos cuantos se salvan de la epidemia de estulticia que se padece- porque además, siguen creyendo en dioses balines que los van a venir a salvar.

Y nos vemos mañana, si el Sol me presta vida.    

Comentar

Botón volver arriba
Shares
Cerrar
Cerrar