Enfermedad = inconsciencia…

Opiniones y Comentarios

Julio Ricardo Blanchet Cruz

diariolibertad@gmail.com 

Independientemente de que el mundo pueda o no estar de cabeza obedeciendo al estudio astrológico plasmado en el Calendario Maya que predijo un Cambio de Era para el 21 de diciembre del pasado 2012; y en el que México está inmerso…

Lo verdaderamente preocupante pasa inadvertido para la mayoría de las personas; que no ignoran lo que sucede, aunque finalmente no están conscientes de la gravedad del asunto de la contaminación del Planeta y la extinción de las especies que nuestro actuar ha provocado…

Entendiendo que la inconsciencia no es ignorancia.  Se sabe perfectamente que estamos haciendo mal las cosas; pero no estamos verdaderamente conscientes de las repercusiones que tiene nuestro comportamiento…

Se le atribuye a Albert Einstein (1879 – 1955) la sentencia de que “Si desaparecen las abejas, la humanidad sobreviviría 4 años” -hay quien dice que serían 3; pero para el caso es lo mismo-.  Y las abejas están desapareciendo…

Como siempre hemos vivido engañados por los científicos, que dan como verdades absolutas lo que después tienen que rectificar.  Baste recordar que hace 70 años decían que los humanos y los grandes saurios habíamos convivido en tiempos y lugares…

Para posteriormente dar a conocer que entre el último de los dinosaurios y el primer hombre, mediaron aproximadamente 65 millones de años.  Y para qué comentar de los prodigiosos avances en medicina que llegaron a generaciones que padecieron deformidades por la terrible Talidomida…

En beneficio de la comodidad humana se han inventado millones de cosas; quisiera saber cuántas de ellas son benéficas a La Madre Tierra y cuántas son dañinas para Ella y sus hijos…

Del 1970 a la fecha, según datos que evidentemente no son nada exactos; pues finalmente no conocemos la totalidad de la diversidad de vida que había en el Planeta; ni la que hay ahora…

Pero los datos dan una idea aproximada de la perjudicial actividad del llamado Homo Sapiens -supuestamente hecho a imagen y semejanza de algún dios- que ha extinguido el 60% de las especies, rompiendo eslabones de cadenas ecológicas que ya no se podrán recuperar…

Hay científicos que tratan de volver a la vida a animales que hemos extinguido, pero por otro lado, la casi totalidad de la humanidad continúa matándolos y comiéndoselos…

Por si fuera poco, como noticia del día de ayer, se establece que las tres cuartas partes de La Madre Tierra han sido alteradas por el efecto humano, según el estudio lanzado en París el pasado lunes en la Plataforma gubernamental Científico-Normativa sobre Diversidad Biológica y Servicios de los Ecosistemas…

La arrogancia no nos permite reconocer que somos unos viles parásitos de La Madre Tierra; o ¿por qué no podemos entender que somos dañinos al entorno? ¿Por qué no  paramos la destrucción si nos damos cuenta de ello?…

¿Qué nos obliga a continuar haciendo daño?  ¿Es acaso nuestra propia naturaleza la que nos impulsa a hacer daño a los demás; a lastimar, a matar?  Evidentemente no.  Nadie hace daño por condición natural…

Nadie nace malo, diría la gente -aunque el bien y el mal no existen.  El dios bueno y el dios malo son patrañas religiosas.  Solo existe la salud y la enfermedad-.  Los animales que matan lo hacen para sobrevivir y equilibrar el ecosistema.  El hombre mata por dinero…

Pero aunque hemos llegado al fondo del asunto, pues la enfermedad lleva a la inconsciencia.  Como queda demostrado con todos aquellos infelices que padecen una enfermedad y no quieren dejar la causa que la provoca…

Como los fumadores, los alcohólicos, los diabéticos, los drogadictos, los que tienen sobre peso, etc. que efectivamente saben que se están haciendo daño; y quieren curarse, pero quieren que los curen, no quieren curarse ellos…

Es decir, saben que están enfermos, pero no están conscientes del daño que se hacen.  Y ya cuando están en artículo mortis, son los que menos quieren morirse…

Pero aunque ya hay movimientos de gente consciente que advierte del daño que estamos causando al ecosistema y hasta proponen la forma de revertirlo cambiando el modelo económico para la subsistencia de las futuras generaciones…

Y muy a pesar de que dicen que los científicos del Departamento de Energía de EE.UU. han creado un material plástico 100% reciclable -o sea, se continúa dándole preferencia a la comodidad- lamentablemente ya es tarde…

El daño que le hemos hecho a La Madre Tierra es significativo y tendremos que pagar las consecuencias -de hecho ya las estamos pagando-.  Sin embargo, está bien que cambiemos la forma de vivir porque los que puedan salvarse de la inminente catástrofe ecológica que hemos provocado, serán los que sepan vivir -y sobre todo de comer- de otra manera.

Y nos vemos mañana, si el Sol me presta vida.

Comentar

Botón volver arriba
Shares
Cerrar
Cerrar