domingo, agosto 1, 2021

¿Gana o pierde Veracruz con Ricardo Ahued en Aduanas?

Juan Carlos Andrade Guevara

Con la reciente designación de Ricardo Ahued Bardahuil como nuevo director de Aduanas, a raíz de la invitación que le hiciera el presidente Andrés Manuel  López Obrador, se antoja analizar si la invitación es un estímulo a la carrera política del empresario o si constituye un “estate quieto” ante lo que, evidentemente, representaba Don Ricardo en el Senado de la República: un legislador honesto, activo y coherente, preocupado por su gremio y por sus representados.

 Hombre de bien y político disciplinado como es, parece que Don Ricardo no tuvo de otra. Y es que los embates contra él parece que empezaron hace rato al interior del Gobierno de Veracruz. Primero, restándole fuerza al equipo que trabajaba de cerca con el senador desde la Secretaría de Desarrollo Económico, donde hasta la semana pasada despachaba Ernesto Pérez Astorga. Tiene un par de meses que en el organigrama de dicha secretaría se hicieron movimientos que evidentemente destronaron a los cercanos al senador, para impulsar a otro grupo que ahora ha llegado a apropiarse de las diferentes direcciones de la dependencia, con buenas intenciones, pero ya no cercanos a Ahued.

Las posturas críticas de Don Ricardo respecto de la necesidad de reajustar las tarifas eléctricas para las empresas veracruzanas le dieron visibilidad nacional. Se notó que nuevamente Ricardo Ahued sería consistente con las causas de su gremio y la razón le asistía, toda vez que el estado de Veracruz, que produce electricidad, que aún teniendo una nucleoeléctrica y varias termoeléctricas e hidroeléctricas tiene tarifas más altas para la energía eléctrica que otras entidades como Tabasco, donde la producción es nula y dónde las empresas no tienen la misma pujanza que las veracruzanas.

Por otro lado, su designación al frente del organismo aduanero puede representar un verdadero voto de confianza del presidente hacia una persona íntegra e incorruptible.

Conocí a Don Ricardo desde que, siendo alcalde de Xalapa me tuvo la confianza para designarme Director de Limpia Pública y, desde ahí emprender una mejora del sector. Lamentablemente la corrupción que imperaba y que impera en esa dirección impidió que se concretaran muchos proyectos para trabajar por una Xalapa limpia, pero él siempre me dejó actuar. Luego fui regidor suplente por un tiempo y me  constan su transparencia y su capacidad negociadora.

Ahora, en la dirección de aduanas igualmente tendrá que lidiar con un área de la administración pública que requiere de un saneamiento integral, donde se trafica con mercancías, donde ingresan y se distribuyen productos ilegales, donde hay una necesidad imperiosa de poner orden en lo ambiental, en lo administrativo y, desde luego, en lo fiscal.

No me queda duda que Don Ricardo podrá con el paquete y que habrá que estar pendiente de los resultados y cuentas que pronto entregará al presidente. Hasta ahora ha salido siempre avante y, al menos en Veracruz,  hay mucho que esperar de él.                                  [email protected]

Lo último

Columnas