No renunciará y va por el Nobel

ADELANTE
Pepe Valencia

Para unos constituyeron un éxito las marchas de ayer domingo en varias ciudades, incluida la capital de la república (en Xalapa fracasó) para exigir la renuncia del presidente Andrés Manuel López Obrador. Para otros, estas manifestaciones le harán lo que el viento a Juárez.

AMLO no renunciará ni pedirá licencia  y continuará como va… para bien según sus simpatizantes y para mal de acuerdo a sus críticos.

Lleva menos de seis meses en el cargo y le llueven los más virulentos ataques, algo sin precedentes en la historia reciente de los presidentes mexicanos. En medio de esta vorágine de dimes y diretes ha pasado inadvertido el comentario de un columnista publicado a fines de abril en El Heraldo de México.

Escribe el periodista Alfredo González que se estaría cocinando el proponer al presidente Andrés Manuel López Obrador como candidato al Premio Nobel de la Paz, tomando como pretexto su posición de neutralidad en el conflicto de Venezuela. Si consiguen que México sea sede de las pláticas de paz para resolver la crisis venezolana, cuajaría la eventual candidatura de Andrés Manuel López Obrador, sugiere el columnista.

Argumentarán los adversarios de AMLO que el comunicador no lo dice en serio, en tanto los obradoristas acusarán que se trataría de una bien orquestada campaña de conservadores y fifís para exhibir o ridiculizar al presidente.

Sin embargo, aunque la idea parezca descabellada o absurda, recordemos que en los años 70 y principios de los 80, se desarrolló una costosa estrategia diplomática operada por Porfirio Muñoz Ledo, enarbolando la Carta de Derechos y Deberes Económicos de los Estados, para llevar al presidente Luis Echeverría Álvarez a la secretaría general de las Naciones Unidas o al Premio Nobel de la Paz. Para la ONU apenas obtuvo unos cuantos votos y el triunfo se lo llevó a vara alzada en aquella ocasión el austriaco Kurt Waldheim, reelecto en 1981. En lo del Premio Nobel, Echeverría  ni siquiera figuraría entre los nominados.

Sólo un mexicano, Alfonso García Robles, que precisamente fuera secretario de Relaciones Exteriores durante el último año del sexenio de Echeverría, ha recibido el Premio Nobel de la Paz, en 1982.

Todo lo anterior y lo que venga, no significa que necesariamente el impulsor de la cuarta transformación posea o no los tamaños suficientes para erigirse en merecedor del valioso galardón internacional. Lo cierto es que con o sin su anuencia,  ya se estarían moviendo grupos venezolanos y mexicanos para proponerlo, según el analista de El Heraldo de México.

Como en el caso de Luis Echeverría, los principales oponentes de López Obrador emergerán de México. Nadie es profeta en su tierra y él, como ávido lector de la Biblia, lo sabe muy bien.

Más de cuatro décadas después de los frustrados sueños y anhelos echeverristas, Porfirio Muñoz Ledo es presidente de la Cámara de Diputados y aliado del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Cansada de crear, la historia a veces se repite. ¡Me canso ganso!

 

Comentar

Botón volver arriba
Shares
Cerrar
Cerrar