Procuración de justicia, una falacia en Coatzacoalcos

La procuración de justicia es una falacia en Coatzacoalcos, tal como ocurrió con dos padres de familia que denunciaron tentativa de violación, mientras que en la fiscalía especializada les afirmaron que el delito no procedería porque el entonces detenido también tiene derechos humanos al presuntamente inventar el hecho, pese a que policías lo aseguraron cuando ingresó a su hogar.
 
Ésta es el viacrucis que vive la familia Félix Aparicio desde el pasado domingo por la madrugada, cuando se dieron cuenta que el joven Jessiel Azael León Ozorio ingresó al dormitorio de su hija aparentemente drogado y con ropa interior con intenciones de abusar de ella, por lo cual se asentó la carpeta de investigación UIPJ-DXXI/417/2019 en la Fiscalía Especializada en Delitos contra la Familia, Mujeres, Niños, Niñas y Trata de Personas.
 
“El joven se metió a la casa, me imagino que su idea era pasar al cuarto de mi hija… se metió en bóxer, la ropa estaba al pie de la venta de mi hija porque no pudo entrar… entró por otra ventana de guillotina que no tenía protección, en el momento que entró mi esposa me habla y lo vimos, pensando en mi hija le dijimos: ‘tranquilo, puedes irte no te haremos nada’ y le indicamos la salida hacia abajo, pero no bajamos con él para poder saber si mi hija estaba bien y salimos los tres por la ventana donde él entró”, declaró Juan Félix.
 
LES RECHARAZON DENUNCIA EN POLICÍA NAVAL Y LA FISCALÍA REGIONAL
 
Una vez afuera, la familia decidió marcar al 911, llegando al lugar policías municipales, quienes ingresaron al domicilio para sacar al joven que se encontraba debajo de la cama de la hija a la que pretendía abusar, sin embargo, el peregrinar apenas comenzaba, pues en dos de los lugares de impartición de justicia no les querían recibir al detenido, ni tampoco les querían hacer la denuncia.
 
“Pusimos la queja, primero en Palma Sola (la base de la Policía Naval), de ahí nos mandaron al Cereso (a la Fiscalía Regional del Estado) y nos dijeron que si lo manejábamos como delito sexual o intento de violación teníamos que ir a la especializada”, explicó María de Jesús Aparicio García.
 
Tras llegar a la Fiscalía Regional, la secretaria que se encontraba de guardia les aclaró que la denuncia por tentativa de abuso no se presentaba en esa instancia, pero lo peor fue cuando se negó a recibirlos por allanamiento de morada, argumentando que el fiscal de turno no se encontraba en el lugar y que debían decidirse por una sola querella, ya que las dos no procederían.
 
“O levantas una o la otra, y les pregunté que porqué, si se metieron a mi casa… pero no nos lo quisieron hacer en el Cereso (la fiscalía regional)”, comentó la madre de familia.
 
FISCAL ESPECIALIZADA CUESTIONA VERACIDAD DE LA DENUNCIA
 
Lo expresado por María de Jesús Aparicio es en relación a lo que le respondió la fiscal especializada primera, Ariana del Rocío Soto Vázquez.
 
“Nos dijeron que sus garantías de él también existían y que nosotros posiblemente habíamos inventado (lo que pasó), pero les dije que la policía lo sacó de la casa… sí procedió la denuncia, pero me dijeron que él tenía sus derechos”, comentó Aparicio García, quien aclaró que la fiscal especializada les autorizó la custodia.
 
Pese a que el personal adscrito de la Unidad Integral de Procuración de Justicia está para dar atención a los denunciantes, a la familia Félix Aparicio les sucedió lo contrario, pues se les cuestionó la veracidad de sus declaraciones, cuando esta función no compete a los fiscales, ni son la Comisión Estatal de los Derechos Humanos o la Fiscalía Especializada en Delitos Relacionados con Hechos de Corrupción y Cometidos por Servidores Públicos para determinar si se cometieron violaciones en el debido proceso del presunto culpable.
 
“Perdimos más tiempo nosotros, salimos hasta las tres de la tarde (del domingo) desde las siete de la mañana que fuimos… Yo hice las cosas bien, esperé a la policía, si yo lo agredía o lo dejaba malherido ahí sí me iban a meter a la cárcel”, reprochó Juan Félix.
 
“No nos están ayudando en nada… cuando yo llegué ahí, el chico estaba con un licenciado”, señaló nuevamente la ama de casa.
 
Aunque parece más una guerra mediática entre el gobernador Cuitláhuac García y el fiscal general Jorge Winckler, lo cierto es que la Fiscalía General del Estado lo que menos hace es procurar, garantizar y facilitar el acceso a la justicia, práctica que si bien no es culpa de su titular, data de varios años a la fecha por contar con personal, en su mayoría, poco instruido en la atención de ciudadanos.

 
HederLópez Cabrera / AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO

Comentar

Botón volver arriba
Shares
Cerrar
Cerrar