Ya que se vaya el fiscal, ¿a ver después a quien le echan la culpa?

Es verdaderamente enfermiza la ansiedad, la obsesión de Eric Patrocinio Cisneros por Jorge Winckler; una enfermiza obsesión que ya le contagio al manipulable Cuitláhuac García. En su inusual conferencia de prensa Cuitláhuac García mencionó 26 veces a Winckler o a la Fiscalía, si eso no es obsesión, no sabemos que lo pueda ser. Ahora, tratando de sacarse las muchas espinas de la derrota que lleva clavadas, Patrocinio Cisneros acude a la misma Fiscalía para poner una denuncia en contra de Jorge Winckler Ortiz. ¿Otra vez? Si los mismos abogados que aconsejan a Cuitláhuac son los que aconsejan a Patrocinio, pues y se ha de imaginar usted lo bien sustentada que está esa denuncia. Cuitláhuac García ha acusado al fiscal en diversas ocasiones, errando constantemente al hacer denuncias que no tienen sustento, denuncias que sólo lo dejan en ridículo. Ahora esos consejeros le dicen al secretario de Gobierno que lo denuncie formalmente “por no cumplir con sus funciones”. Esperemos que la denuncia vaya bien sustentada, porque en serio, la ciudadanía está harta de estos pleitos, está harta de esa obsesión, está harta de esta división que solo ha traído desgracias a los veracruzanos. Ya hasta queremos que se vaya Winckler, para que de una vez por todas quede zanjada esta cuestión. Pero saben qué, lo más seguro es que no haya sustento para la denuncia, y al final se sumará otra derrota para Eric Cisneros. Pobre hombre, no se cansa de ser un perdedor.
La violencia en Veracruz, cambio de estrategia, ahora es como guerra de guerrillas
La violencia en Veracruz no cede. Cierto es que se han dado buenos golpes al crimen organizado, particularmente se ha capturado a cabecillas del Cartel Jalisco Nueva Generación, todos ellos vinculados a la masacre de Viernes Santo en Minatitlán. Cierto es que en los últimos días no hemos escuchado de los grandes golpes del crimen organizado y los enfrentamientos; las balaceras en la carretera o en algún poblado. La última reportada resultó ser un pleito entre policías; cosa que no deja de ser lamentable. No obstante, los secuestros, extorsiones, levantones, persecuciones y ejecuciones se siguen dando en diversos puntos de la entidad. Tan sólo en las cercanías de Xalapa se dio la persecución de unos comerciantes que circulaban por la carretera de Mahuixtlán, y que buscaron refugio en Xalapa; hubo enfrentamiento a balazos con los delincuentes. En Tuxpan también se reporta un enfrentamiento a balazos; en Martínez de la Torre balearon a la madre y hermano de la síndica de Yecuatla; en la carretera Xalapa-Misantla fue asesinado un motociclista; en el puerto de Veracruz ejecutaron a una persona en Colinas de Santa Fe. Todos estos casos en un solo día. Y así, nos enteramos de estos hechos delictivos, que no son tan resonantes como las balaceras o los enfrentamientos entre narcos y la policía, pero que poco a poco siguen minando la confianza de los ciudadanos en sus autoridades. Al parecer los miembros del crimen organizado han cambiado de estrategia; siguen activos, pero ahora actúan como por células, como por guerrillas, generando terror en varios puntos del territorio veracruzano.
Fernández Noroña, tan incongruente, tan imprudente, tan estúpido
Hay quienes quisieran que el próximo presidente de México sea Gerardo Fernández Noroña, diputado del Partido del Trabajo. Creen que Noroña es férreo, intrépido y congruente. Sin embargo, en los últimos días el diputado Noroña ha mostrado en redes sociales de lo que está hecho. Su apoyo irrestricto a Nicolás Maduro, a quien considera un héroe, sus broncas y reconciliación con Porfirio Muñoz Ledo, sus viajes a Las Vegas, sus comidas en esos restaurantes que visitan aquellos a quienes él mismo llama fifís. Con el asalto al escolta del periodista Héctor de Mauleón, Noroña muestra otra de las facetas que lo caracterizan, chismoso e imprudente. El escolta del periodista repelió el ataque de dos ladrones, a uno lo mató a otro lo hirió. Fernández Noroña pidió a de Mauleón, vía Twitter, que diera el nombre del escolta: “La solidaridad debería ser con ‘el mayor que te acompaña’, que seguro tiene nombre y sería bueno que tuvieras la decencia de compartirlo”. La respuesta sensata de Héctor de Mauleón debió dejar frío al diputado: “La estupidez como norma de vida. ¿Compartir su nombre para exponerlo y ponerlo en riesgo? Es usted una vergüenza de la política. Lo ha sido siempre. Qué lamentable que viva del dinero de los mexicanos”. Pero muchos quieren a Fernández Noroña de próximo presidente de México, a éste que como rasgo principal tiene la incongruencia, la imprudencia y la estupidez.
Armando Ortiz aortiz52@hotmail.com

Comentar

Botón volver arriba
Shares
Cerrar
Cerrar