En ruinas, Centro Histórico de Veracruz; ahuyenta al turismo

A diferencia de otras ciudades antiguas cuyos centros históricos son un fuerte atractivo turístico, el de Veracruz no capta una gran afluencia de visitantes, excepto de aquéllos que por necesidad de mueven en esa zona. Y la causa es el abandono en que se encuentra, en su mayoría con inmuebles en ruinas, salvo algunas excepciones.
Los que están en buenas condiciones son la antigua Estación del Ferrocarril, el exconvento de San Francisco de Asís (hoy Recinto de la Reforma), exconvento de los Bethlemitas (Instituto Veracruzano de Cultura), el Palacio Municipal, la Fototeca, la Catedral de Veracruz, algunos cafés y hoteles cercanos al Zócalo de la Ciudad, entre otros.
Sin embargo, la mayoría está en abandono, ya sin habitantes ni uso comercial, lo que se traduce en falta de mantenimiento desde hace décadas en algunos casos, convertidos en refugio de menesterosos y de vagabundos.
Muchos han sufrido caída de cornisas y balcones e incluso de sus techos y pisos intermedios, además de ser criaderos de palomas y de mosquitos, lo que los convierte en focos infecciosos.
El centro histórico de Veracruz, decretado Zona de Monumentos Históricos el 23 de febrero del 2004 por el entonces presidente de la república, Vicente Fox Quesada, y publicado en el Diario Oficial de la Federación del lunes 1 de marzo de ese año, en el papel protege a 640 edificios con valor histórico, pues la construcción de varios empezó desde el siglo 17.
En el centro histórico sobreviven vestigios de los que sólo queda la fachada, ya sin techo, en calles como Constitución; pero otros aún conservan partes como sus escalinatas y patios frontales e interiores e incluso balcones, que dan constancia de mejores tiempos y una arquitectura digna de admiración.
Lamentablemente, parecen condenados a la extinción y ya están deshabitados.
En la misma calle Constitución subsiste un edificio con fachada de gran belleza pero ya en desuso, con un sol que da la bienvenida en su parte superior.
Sin embargo también hay muestras de espacios bien conservados, como la Iglesia de la Pastora.
En la calle Emparan entre Hidalgo y Bravo hay un buen ejemplo, casi un oasis de conservación, con edificios en buen estado, bien pintados y sobre todo, habitados o en uso comercial.
A ningún visitante se le puede ofrecer un recorrido por el casco antiguo de Veracruz, más allá de Independencia, hacia el Malecón y la zona de Villa del Mar, porque no hay una imagen digna que ofrecer.

 

HeladioCastro/ AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO

Comentar

Botón volver arriba
Shares
Cerrar
Cerrar