Histeria periodística en el tema Duarte

Prominente jurista xalapeño opina que se ha armado una “rebambaramba” tras el hecho de que Duarte promovió amparo en contra de la sentencia que le impusieron tras el procedimiento abreviado por el que optó. El hecho de que se haya decretado una suspensión de oficio y de plano generó conmoción. Lees: “¡¡Suspendieron la condena de Duarte!!”, como si eso fuera un acto inédito.

El punto es que, más allá de lo políticamente correcto o incorrecto, la Ley de Amparo es muy clara:

Artículo 191. Cuando se trate de juicios del orden penal, la autoridad responsable con la sola presentación de la demanda, ordenará suspender de oficio y de plano la resolución reclamada. Si ésta comprende la pena de privación de libertad, la suspensión surtirá el efecto de que el quejoso quede a disposición del Órgano jurisdiccional de amparo, por mediación de la autoridad responsable.

Así que, concluye nuestro maestro: el efecto de la suspensión no es otro que -como lo dice la Ley- que el quejoso quede a disposición del Órgano jurisdiccional de amparo.

Se decreta así en el ciento por ciento de los casos.

La Ley así lo dispone y se promulgó en 2013, pero la anterior (de 1936) prescribía lo mismo.

Comentar

Botón volver arriba
Shares
Cerrar
Cerrar