No hay sinergia empresarios-gobierno

Obras son amores, no buenas razones, reza conocido refrán, aplicable a la muy sinuosa relación de los empresarios con el gobierno de López Obrador que genera desconfianza entre los inversionistas de dentro y de fuera del país. Acciones como el actual arbitraje entre la Comisión Federal de Electricidad y las compañías que construyeron el gasoducto Samalayuca-Sásabe, Carso, de Carlos Slim, que, aunadas a otras de no menor importancia, han tensado las relaciones entre los dueños del capital y el gobierno. Pudiera deberse al arranque del gobierno, pero lo deseable es que haya mejor empatía entre ambas instancias, porque sin inversión no hay crecimiento económico.

Comentar

Botón volver arriba
Shares
Cerrar
Cerrar