Winckler, en la mira del Orfis; desvió recursos públicos en 2018

La Fiscalía General del Estado enfrenta observaciones a su Cuenta Pública 2018 que superan los 18 millones de pesos, debido a inconsistencias en el manejo de los recursos que van desde asignar montos superiores a lo ejercido en diversas obras, hasta transferencias bancarias cuyo destino no fue comprobado ni hallaron a sus beneficiarios.
Información documentada en poder del corporativo IMAGEN del Golfo revela que se realizaron las debidas revisiones en las que se detectaron las anomalías de tipo técnico y financiero, en este caso, cometidas tanto en recursos estatales como federales.
De acuerdo a los resultados en las fiscalizaciones al ejercicio del presupuesto 2018 por parte de este organismo se podría incurrir en el delito de daño patrimonial y uso indebido de los recursos públicos si no logra solventar las observaciones hechas por el Orfis en un plazo no mayor a los 15 días.
Observaciones por un monto superior a los 18 millones de pesos fueron emitidas durante la revisión a la Cuenta Pública 2018 ejercido por la Fiscalía General del Estado con inconsistencias como adjudicación directa de contratos, excesos en compra de papelería y equipos para oficina, y trasferencias bancarias sin identificar destinatarios, para solventarlas tienen un plazo de 15 días.
Los montos observados en el rubro financiero fueron del orden de 9 millones 766 mil 573 pesos, mientras que por la parte técnica, fueron 8 millones 867 mil 812 pesos. Y de acuerdo a los resultados en las fiscalizaciones al ejercicio del presupuesto 2018 por parte de este organismo se podría incurrir en el delito de daño patrimonial y uso indebido de los recursos públicos.
Las decenas de apercibimientos revelan que en los contratos de obra pública por parte de la Fiscalía se inflaron los montos asignados y no fueron ejercidos, se adquirieron además equipos de informática con diferencias de miles de pesos entre los proveedores, beneficiando a los de mayor monto, se dilapidaron recursos a través de vales de gasolina, compra de neumáticos, papelería y vehículos sin ser comprobados en su totalidad.
De las inconsistencias financieras, quizá lo más delicado, son las anomalías en cuanto a transferencias o depósitos bancarios que entre otras cosas, carecen de la identificación de los beneficiarios. Es decir, muchos de los depósitos girados a diversas cuentas, no tienen el destinatario ubicable.
Otra de las graves observaciones se encuentra enmarcada en la número  FP-010/2018/002 de la Revisión de la Cuentas Pública 2018 por parte del Orfis, donde se detectó que existen al menos 11 cuentas bancarias de Bancomer cuyo saldo al 31 de diciembre de ese año es de cero pesos, pero que carecen además de registros de contabilidad, por lo tanto “se desconocen los movimientos efectuados en estas cuentas bancarias durante el ejercicio de revisión”.
En tanto, en dos cuentas de Banorte, relata el informe, con un manejo de transferencias y retiros en ambas por 89 mil 59 pesos, y de 1 millón 324 mil pesos, cuyos beneficiarios de transferencias por sueldos y salarios no fueron identificados ni comprobados con un total de 1 millón 413 mil 345 pesos.
En otra de las observaciones se registran derogaciones sin que estén sustentadas presupuestalmente, es decir no existe suficiencia presupuestal, concluye la revisión. Y en esta partida de arrendamiento de edificios y locales para oficinas y fiscalías hay anomalías por 3 millones 599 mil pesos.
Asimismo fueron detectadas las adquisiciones de bienes inmuebles como equipo médico por montos de 220 mil pesos, mientras que por concepto de cámaras digitales se pagaron más de un millón 50 mil pesos, sin “mostrar evidencia de justificación”, lo que junto con otras compras sumaron 1 millón 699 mil pesos, relata el informe.
Destaca también el arrendamiento de una camioneta blindada para el uso del Fiscal General, Jorge Winckler por un monto contratado de 626 mil 400 pesos a la empresa Armo Ring SA de CV con diversas inconsistencias en el contrato, pagos y especificaciones de la unidad. De acuerdo a lo dictaminado se resalta que hubo un sobrecosto, tan solo en 36 días arrendado el vehículo, del orden de 501 mil 371 pesos.
También hay anomalías en la compra de otra unidad  a la empresa Blindajes Alemanes SA de CV por un monto de 2 millones 713 mil 172 pesos.
El dispendio es evidente en cuanto a la compra de papelería, con precios superiores a los ofertados en el mercado, tanto en papelería como en artículos para escritorio. Según las auditorías, con un presupuesto autorizado para este rubro de 5 millones 300 mil pesos, se contrataron 14 millones 127 mil 968 pesos a la empresa Wenden SA de CV. Además de que se incumplió en un 65 por ciento de las normas establecidas para este procedimiento.
Por si fuera poco se redujo la participación de otras empresas y las únicas dos participantes, junto con Centro Papelero Veracruz SA de CV también participaron en licitaciones para equipo de informática, lo que hace dudoso todo procedimiento de contratación.
Del expediente que consta de al menos 177 cuartillas existen un sin número de anomalías registradas, entre las que también destaca por ejemplo en materia de instalaciones y edificación de diversas obras. En la obra se dieron adjudicaciones directas y en algunos casos, los montos fueron inflados.
Un caso detallado durante la revisión al ejercicio presupuestal de la Fiscalía durante el 2018 fue con la construcción del Centro Integral de Justicia en Veracruz Norte, donde se detectaron trabajos no ejecutados.
En tanto, en el mismo Centro, pero en Veracruz centro se hallaron inconsistencias en las instalaciones de equipo de seguridad, y videovigilancia, incluso con pagos improcedentes.

 

Silverio Quevedo/ AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO

Deja una respuesta

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar