viernes, julio 30, 2021

Desconfianza es poco…

Opiniones y Comentarios

Julio Ricardo Blanchet Cruz
[email protected]
 
A fuerza de ser sinceros, pocas son las personas que pueden tener confianza en la Justicia mexicana; y menos todavía quienes puedan tenerla hacia la inmensa mayoría de los políticos…
 
Toda vez que quienes no son corruptos por comisión de algún delito, lo son por omisión, que de alguna manera viene siendo complicidad…
 
El que un funcionario como viene siendo el caso de la Contralora General del Estado de Veracruz, Leslie Mónica Garibo Puga –quien además forma parte del sistema anticorrupción- de no aceptar que se haga pública su situación patrimonial, causa no solo sospechas, sino hasta franca desconfianza…
 
Pues el no acceder que se hiciera pública su declaración, apoyándose en la Ley de Transparencia y Derecho a la Información que le permite no sea dada a conocer sin su consentimiento, hace pensar que ahí hay algo que no anda muy derecho…
 
Pero no solo la clase política es la corrupta; ya que para que exista un hecho violario del Estado de Derecho, se requiere que alguien más se preste a ello.  Y en este caso, poco o casi nada se habla de la muy poco honorable Iniciativa Privada a la que el Presidente López Obrador ha designado como “La Mafia del Poder”; pero de la que parcialmente se ha rodeado…
 
Pues a esa honorable IP, en solo dos sexenios les han sido condonados impuestos por la fabulosa cantidad de 400,000 millones de pesos; de los cuales, solo un inocente puede pensar que bajo la mesa no se entregaron los suficientes dineros como para que fuese firmada la conmutación o dispensa, con su correspondiente devolución -la mochada convenida, diríase en términos coloquiales-…
 
Esos dineros no son contabilizados y de alguna manera desaparecen; aunque el común denominador de la gente suponga en los bolsillos de quienes quedaron.  Solo que no se puede probar tan fácilmente…
 
Como desaparecieron los más de 200 millones de dólares que le fueron incautados al chino de Las Lomas.  Mismos que según esto los destinaron a diferentes rubros sin que haya comprobación de ello.  Por lo que la mayoría de los ciudadanos piensa que sin más se los embolsaron…
 
Pero todo esto de la política sin un Estado de Derecho -que solo puede existir en una verdadera república con una clara división de poderes- es un estercolero donde todos se baten con alegría con tal de hacerse de dineros mal habidos…
 
Ignorando que esos dineros no rinden y por eso la gente que por  primera vez se apropia de ellos, tienen necesidad de continuar delinquiendo; haciendo que cada vez requieran más; y de esa manera se continúe por el camino de la corrupción en la que los mexicanos vivimos desde hace ya demasiado tiempo…
 
Y así seguiremos per sécula seculorum mientras el Poder Judicial no sea total y absolutamente independiente; con lo que al parecer el Presidente López Obrador no está de acuerdo…
 
A tal grado quiere seguir manejando la Justicia para que no le interpongan más amparos -como acaba de suceder con el Aeropuerto de Santa Lucía- y pretende que los integrantes del Poder Judicial ganen menos que él…
 
Se queja de los llamados jueces de consigna -que todavía existen- pero todo indica que él quiere seguir haciendo lo mismo en su 4T estableciendo una dictadura similar a la que vivimos con las pasadas administraciones, solo que con otro estilo…
 
Pero finalmente viene siendo lo mismo.  Si antaño fuimos calificados como “La dictadura perfecta”; hoy por hoy solo dos letras nos separan del pasado, ya que bien podría calificarse la actual administración, como La Dictadura Imperfecta…
 
Situación por demás penosa; pero que infortunadamente no se va a corregir mientras los Ministros de la SCJN y los Magistrados en los Estados, no sean electos por el Pueblo, sino designados por el Presidente y los Gobernadores para que sean aprobados por el Poder Legislativo; con los que evidentemente quedan comprometidos.
 
Ya de salida…
 
Les recuerdo que Airbit Club, manejada por Mauricio Larios e Itzel Gutiérrez son defraudadores.  Denúncielos antes de que se fuguen.
 
Y nos vemos mañana, si el Sol me presta vida.

Lo último

Columnas