Ni abracadabra, ni fúchila, ni guácala

La violencia no cede en el país, por el contrario, ante la inerte pasividad del gobierno va en aumento, como es posible conocer por los reportes diariamente difundidos sobre lo que ocurre en estados como Guanajuato, Michoacán, Nuevo León, Tamaulipas, Veracruz, entre otros muchos. Pero, lo más seguro, es que no será posible contener la ola delincuencial con la estrategia del fúchila y Guácala diseñada por el presidente López Obrador, o sus llamados a que se porten bien. En Veracruz padecemos el terrible mal de la violencia en proporciones que han desbordado a las autoridades locales y no vemos cómo podría enfrentarlo el gobierno estatal si solo se limita a evocar a Winckler y compañía para culparlos de todo cuanto de malo acontece en esta conmocionada entidad federativa, sin emprender acciones efectivas contra el crimen. 

Botón volver arriba
Shares
Cerrar
Cerrar