jueves, septiembre 23, 2021

Pide la CNDH al Gobierno de Veracruz atender las deficientes condiciones de las mujeres encarceladas

Relacionados

La Comisión Nacional de Derechos Humanos  (CNDH) planteó al gobierno de Cuitláhuac García Jiménez habilitar una prisión solo para mujeres en Veracruz.

Lo anterior al emitir la recomendación 54/2019 en la que el organismo expuso su preocupación sobre las bajas calificaciones de los centros penitenciarios del Estado por las deficiencias que vulneran los Derechos Humanos de las mujeres privadas de la libertad.

La CNDH advierte en los últimos 5 años “hay una tendencia a la baja” en la calificación de las cárceles.

De acuerdo con la recomendación, en 2014 Veracruz tenía una calificación de 6.93 en sus cárceles, sin embargo para 2015 bajó a 6.8; en 2016 pasó a 6.54; en 2017 a 6.02 y para 2018 obtuvo una calificación reprobatoria de 5.87.

El organismo federal expuso que realizó diversas visitas a los 17 centros penitenciarios mixtos del Estado, en donde se encontró que no cuentan con las condiciones adecuadas para la atención de las mujeres ahí internas.

La Comisión evaluó las cárceles de Zongolica, Xalapa, Tuxpan, Tantoyuca, San Andrés Tuxtla, Poza Rica, Papantla, Pánuco, Misantla, Jalacingo, Cosamaloapan, Coatzacoalcos, Amatlán, Acayucan, Chicontepec y Ozuluama, especificando que solo en Huayacocotla no había mujeres internadas.

Al respecto, alertó que los centros penitenciarios contravienen el artículo 18 Constitucional, además de que se han detectado precarias condiciones para ellas y para sus hijas e hijos que viven con ellas.

Dicho artículo establece que el sistema penitenciario se organizará sobre la base del respeto a los  39/68 derechos humanos, del trabajo, la capacitación, la educación, la salud y el deporte como medios para logara la reinserción social”, (…); y que (…) “Las mujeres compurgaran sus penas en lugares separados de los destinados a los hombres”.

Tanto en su informe de este año como el de años anteriores la CEDH establece que se demostró que la situación de los centros de reclusión para mujeres era propicia para la transgresión de sus derechos fundamentales, así como para el sano desarrollo de las personas menores de edad o sus hijos que permanecen con ellas.

Las calificaciones obtenidas en el DNSP 20187 para los centros supervisados en la entidad, exceptuando Coatzacoalcos (6.04), Papantla (6.18) y Xalapa (6.38), se ubican por debajo de la calificación mínima aprobatoria.

Se detalla que la población penitenciaria en el Estado de Veracruz en el mes de junio de 2019 era de 6 mil 362 personas; 5 mil 997 hombres y 365 mujeres, de las cuales 215 están sujetas a proceso y 150 son sentenciadas.

“De los registros obtenidos en las visitas realizadas, se advirtió que en los establecimientos penitenciarios del Estado de Veracruz donde se alojan mujeres, 48 son madres de familia que conviven en el centro con sus hijos e hijas menores de edad y 3 internas se encuentran en estado de gravidez.

Además de la habitabilidad, tampoco se vela por su Derecho a la protección de la Salud, sobre todo con artículos personales, medicamentos, puesto que no tienen un trato digno específico y diferenciado; incumpliéndose con su Derecho al Trabajo, a la capacitación, al deporte, a la educación y el interés superior de la niñez.

Por lo anterior, la Comisión Nacional realizó un llamado a las autoridades del Gobierno del Estado de Veracruz, a efecto de que realice las acciones tendentes para no seguir violentando los derechos humanos de las personas privadas de la libertad, en especial de las mujeres y de sus hijas e hijos que viven con ellas en los centros penitenciarios de la entidad.

Incluso se plantea la reparación del daño y garantías de no repetición, ampliar la plantilla de personal directivo, técnico y operativo de los centros penitenciario.

La CNDH consideró que la situación actual propicia la transgresión de los derechos a la alimentación, seguridad, actividades laborales y educativas, entre otros, en razón de las precarias condiciones en los espacios destinados para ellas y sus hijos que ahí viven, donde imperan la falta de servicios, de protección a la salud y personal en todas las áreas

La recomendación de la CNDH se hizo extensiva a los gobiernos de Sinaloa, Veracruz y Colima. De acuerdo con el más reciente Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria, los centros penitenciarios mixtos obtuvieron una calificación de 5.98 en promedio a nivel nacional, en tanto que los femeniles alcanzaron 7.57; Colima 6.61, mientras que en Veracruz obtuvo 5.87 y Sinaloa 5.62, todo ello en escala del 0 al 10.

 La CNDH refirió que las prisiones mixtas visitadas de esos estados no reúnen las adecuadas condiciones de habitabilidad, ya que su infraestructura, organización y funcionamiento giran alrededor de las necesidades de los varones.

Las reclusas en estos centros penitenciarios carecen de alimentación especializada para las personas menores de edad que viven con ellas, tienen deficiencias en infraestructura, les faltan talleres, aulas, áreas médicas, comedores, cocinas, áreas deportivas, ludotecas y espacios de visita conyugal adecuados, además de que casi es nula actividad cultural y recreativa.

También se evidenció la falta de atención especializada, como el servicio obstétrico, ginecológico y pediátrico, por lo que, advirtió el organismo, “es imperativo se instrumenten políticas públicas en la materia y medidas para garantizarles estancia digna en los centros penitenciarios”.

Jesús Ruiz/ Imagen del Golfo/ AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO

Lo último

Columnas