viernes, octubre 22, 2021

Podrían ser anuladas actuaciones de todos los fiscales veracruzanos

Relacionados

Un juez de control del Estado de Veracruz no le reconoció personalidad a una funcionaria para fungir como fiscal especializada, por no tener nombramiento expedido por la nueva encargada de despacho de la Fiscalía General, y haberse ostentado con el nombramiento del anterior titular Jorge Winckler Ortiz. El juzgado prefirió diferir la audiencia intermedia, que iba a desahogarse este 5 de septiembre, hasta el 1o. de octubre.

Lo anterior fue dado a conocer por el abogado postulante Arturo Salazar Rivera, quien informó que el suceso ocurrió en el distrito de Jalacingo.

Licenciado Arturo Salazar Rivera.

El grave problema, explicó el letrado, es que no existe certeza jurídica, porque en estos momentos, puede comparecer cualquier fiscal, cualquier perito, o cualquier policía del Ministerio Público, policía investigador, pero no tienen la certeza jurídica ni las facultades para decir que están compareciendo como representantes de un órgano autónomo.

Cualquiera de estos funcionarios que comparezca no puede acreditarse con su credencial, porque ésta indica que es válida en tanto dure Winckler como fiscal general, e igual ocurre con el nombramiento si no es ratificado o revocado.

“Lo más preocupante de todo es que al no tener certeza jurídica, en un primer momento los actos pueden ser nulos y en un futuro pueden también llegar a serlos.  En un primer momento porque si se acreditan bajo las facultades de Jorge Winckler, según ahorita no es válido, y si se acreditan posteriormente bajo las facultades de Verónica, pero se restituyen las facultades de Winckler, va a ocurrir lo mismo, que podría llevar a un incidente de nulidad de actuaciones”, expuso Salazar Rivera.

“El problema con el cambio que se dio en la Fiscalía es que no existe la figura de encargado o encargada de despacho dentro de su respectiva Ley Orgánica, partiendo de eso, en este momento son cuestionables los nombramientos tanto de Winckler como de Verónica, la nueva encargada, puesto que los nombramientos se vienen en cascada a través del superior jerárquico”, deploró.

“Aquí el problema mayor es para la víctima. Si la víctima no tiene legitimada personalidad por parte de su representante, que es el fiscal, entonces se entra en una nulidad de actuaciones por carecer de la personalidad jurídica y el nombramiento, o en su defecto, que es el gran problema, estaríamos en condiciones de que se lleve a cabo el proceso normal y más adelante se promueva un incidente de nulidad, lo cual también podría ser procedente siempre y cuando no se justifique la personalidad con la que está compareciendo el fiscal”.

Lo último

Columnas