Proponen abogados acortar periodo del fiscal

Es necesario revisar la Ley Orgánica de la Fiscalía General del Estado y acortar la permanencia de su titular para no heredarlo de un sexenio a otro y evitar conflictos de intereses, aseveró Mario Alejandro Lara Guevara, presidente del Colegio de Abogados Penalistas del Estado de Veracruz.

El 3 de septiembre de 2019 la Comisión Permanente de la Legislatura Local removió temporalmente a Jorge Winckler Ortiz del cargo de fiscal general del Estado por no haber actualizado su certificación de constancia y revalidación por el Centro Nacional de Certificación y Acreditación.

Además Winckler no tiene buena relación con el gobierno de Cuitláhuac García Jiménez pues al haberlo dejado en el cargo el anterior gobernador, Miguel Ángel Yunes Linares, se habla de que aún le sirve a sus intereses y eso genera desconfianza.

En opinión del presidente del Colegio de Abogados Penalistas del Estado de Veracruz, Mario Alejandro Lara Guevara, se tiene que acortar el periodo de quien desempeña ese cargo, para evitar esa situación incómoda causada por lo que se ha dado en llamar un “fiscal carnal”.

Sugirió que la permanencia del fiscal general sea por 6 años y que el gobernador saliente no se lo deje al entrante, pues siempre existirá la desconfianza de que se queda en calidad de espía y de que no es leal al titular del Poder Ejecutivo en funciones.

“Esa situación se presta a malas interpretaciones como vemos ahora que quedó el fiscal de la anterior administración y se dan cuestiones que se malinterpretan. Hay problemas, sobre todo cuando vienen de partidos políticos distintos, con estructuras muy diferentes, pues se dan desaveniencias.

“La más perjudicada por esa situación es la sociedad veracruzana, que pide la impartición de la justicia y que sea lo más eficaz, lo más democrática. Las modificaciones en vez de ayudar a la sociedad en general causan ese estira y afloja y se hace una cuestión política”, señaló Lara Guevara.

FISCAL TRANSEXENAL

La incómoda situación de Jorge Winckler no fue el primer episodio similar en materia de Fiscalía en la historia política de Veracruz, pues su antecesor Luis Ángel Bravo Contreras pasó por algo parecido, aunque con distintos matices.

Durante el gobierno de Javier Duarte de Ochoa se creó la Fiscalía General del Estado, que sustituyó a la Procuraduría General de Justicia del Estado.

El 27 de enero de 2015 la 63 Legislatura del Congreso del Estado de Veracruz aprobó y expidió la Ley Número 546 Orgánica de la Fiscalía General del Estado de Veracruz de Ignacio de la Llave, que se publicó 2 días después, el 29 de enero del mismo año, firmada por Octavia Ortega Arteaga como diputada presidenta y por Ana Cristina Ledezma López como diputada secretaria.

Un día después de su publicación, el 30 de enero de 2015 entró en vigor la autonomía de la Fiscalía General del Estado de Veracruz, como un organismo autónomo. Bravo Contreras pasó de procurador de Justicia a fiscal general del Estado.

El detalle radica en que al crearse la Fiscalía se estableció que su titular duraría 9 años en el cargo, y eso hacía prever que sería un fiscal transexenal, pues iniciaría funciones con un gobernador y continuaría con el siguiente.

Al iniciar funciones Miguel Ángel Yunes Linares como gobernador bienal el 1 de diciembre de 2016, la presencia de Luis Ángel Bravo no le resultó nada cómoda, ya que lo recibió del duartismo y  se lo dejaría al siguiente gobernador.

En menos de 2 meses, ya en el yunismo, Bravo Contreras dejó el cargo y lo asumió Jorge Winckler, sin saber que más tarde habría de correr la misma suerte que el duartista.

Pero antes hubo otro detalle. El 28 de noviembre de 2016, antes de entrar Yunes Linares en funciones como gobernador, le impuso a Bravo la presencia de Winckler como Visitador General, en relevo de Luis Antonio Ibáñez Cornejo.

Finalmente, el 30 de diciembre de 2016, a un mes de fungir Yunes Linares como gobernador, Jorge Winckler rindió protesta como fiscal general del Estado para un periodo de 9 años, y entonces muchos se preguntaron si los cumpliría o si correría la misma suerte que Luis Ángel Bravo,

Esto decía la Ley Número 546 Orgánica de la Fiscalía General del Estado de Veracruz de Ignacio de la Llave que se publicó el 29 de enero de 2015. Hasta antes de Jorge Winckler, señalaba:

Artículo 63. Requisito para Ingreso y Permanencia. Los Fiscales, Facilitadores, Peritos, Policía de Investigación y de toda aquella en sus distintas modalidades, y Auxiliares de Fiscal, tanto para su ingreso como para su permanencia, deberán cumplir con el requisito de someterse y aprobar el proceso de evaluación de control de confianza, de conformidad con la normatividad aplicable.

Artículo 64. Procedimiento de Evaluación y Control.

El procedimiento de evaluación y de control de confianza constará de los exámenes siguientes:

  1. Psicológico; II. Investigación socioeconómica y situación patrimonial; III. Médico; IV. Toxicológico, y V. Poligráfico. El procedimiento de evaluación y de control de confianza constará de los exámenes siguientes: I. Psicológico; II. Investigación socioeconómica y situación patrimonial; III. Médico; IV. Toxicológico, y V. Poligráfico.

Artículo 69. Cese por Incumplimiento.

Los Fiscales, Facilitadores, Peritos, Policía de Investigación y de toda aquella en sus distintas modalidades, y Auxiliares de Fiscal que no cumplan con los requisitos de permanencia en los procesos de evaluación de control de confianza cesarán en sus funciones y dejarán de surtir efecto sus nombramientos, sin responsabilidad para la Fiscalía General, previo desahogo del procedimiento que se establece en esta Ley. Los nombramientos de los servidores públicos a que se refiere el párrafo anterior dejarán de surtir sus efectos por las causas establecidas en el Reglamento de esta Ley, previo cumplimiento del procedimiento respectivo.

Veracruz- 2019-09-2214:23:26- Heladio Castro/ AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO

Botón volver arriba
Shares
Cerrar
Cerrar