En verdad, ¿ya cambiamos?

En el México invadido por la corrupción configurada en los famosos “moches” o del “porcentaje” se introdujo la figura de la licitación pública como un intento serio para desactivar las ganancias ilícitas en la administración pública; sin embargo, la administración que tanto ha señalado las corruptelas del pasado y presume de no ser igual, la de la 4T, empieza a mostrar las uñas, lo cual se transparenta con meridiana claridad en la colaboración de Salvador García Soto en El Universal: En la Secretaría de Educación se adjudicó un contrato por 25 millones de pesos a la empresa Eventos de Occidente “Los Generales” para ¡“la detección de talentos de béisbol en México”! solo para los meses de octubre a diciembre. Y en la Secretaría de Turismo se adjudicó de manera directa un contrato por 42 millones de pesos, 38 de los cuales son para el suministro de combustible para los Ángeles Verdes” y 4 millones para un “contrato de arrendamiento de vehículos para servidores públicos y servicios administrativos”, justo lo que el presidente ha criticado de sus antecesores. ¿Quién traiciona a AMLO?

Botón volver arriba
Shares
Cerrar
Cerrar