Hiperhidrosis axilar

Dra. Abigail Bello Gallardo

Facebook: Abigail Bello Gallardo

Instagram: Prevención_enfermedades_urgente

Twitter: @AbigailBelloGallar

E-mail: draabg170568@gmail.com

La hiperhidrosis axilar es la sudoración excesiva en axilas. Como cualquier otro tipo de hiperhidrosis, tiende a aparecer por primera vez durante el período de la pubertad y la adolescencia temprana, siendo causante de un gran deterioro social, psicológico, emocional y físico del paciente debido a su visibilidad y la imposibilidad de ocultarlo (Revisar en: http://www.clinicadelsudor.com.mx/portfolio/hiperhidrosis-axilar/).

La hiperhidrosis es una afección por la cual una persona suda demasiado y de manera impredecible. Las personas con hiperhidrosis pueden sudar incluso cuando la temperatura es fresca o cuando están en reposo (Leer en: https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/007259.htm).

La hiperhidrosis es una enfermedad donde las glándulas producen 10 veces más la cantidad de sudor que estamos acostumbrados a tener.

Cuando la sudoración excesiva afecta las manos, pies y axilas, se llama hiperhidrosis primaria o focal.

En la mayor parte de los casos, no se puede encontrar la causa. Parece ser hereditario.

Aunque el sudor es benéfico porque regula la temperatura del cuerpo y disminuye la fricción en las axilas para correr, cuando se transpira en exceso se limita a la persona socialmente pues se siente incómoda, con mal olor, baja su autoestima y aumenta su inseguridad para socializar.

En el mundo 170 millones de personas sufren hiperhidrosis o sudoración excesiva, y es un reto para los afectados, pues “sin motivo” algunos sudan profusamente (Consultar: http://www.sld.cu/servicios/aldia/view-aldia.php?idn=12366).

Aunque esta enfermedad es frecuente, no hay “datos duros” en México que revelen qué porcentaje de la población la padece.

Si la sudoración sucede como resultado de otra enfermedad o afección, se llama hiperhidrosis secundaria.

Las principales enfermedades o afecciones que causan hiperhidrosis secundaria incluyen:

-Acromegalia (Normalmente se presenta un tumor no canceroso en la hipófisis que libera demasiada hormona del crecimiento).

-Afecciones de ansiedad.

-Cáncer.

-Cierto abuso de medicamentos y sustancias.

-Trastornos de control de la glucosa.

-Enfermedades del corazón, como ataque cardíaco.

-Hipertiroidismo (Crecimiento de la tiroides).

-Enfermedad pulmonar.

-Menopausia.

-Enfermedad de Parkinson.

-Feocromocitoma (tumor de la glándula adrenal).

-Lesión de la médula espinal.

-Accidente cerebrovascular.

-Tuberculosis u otras infecciones.

Síntomas

El principal síntoma de la hiperhidrosis es la humedad.

Otros síntomas son:

Pérdida de peso, latidos cardíacos muy fuertes, manos pegajosas o frías, fiebre, pérdida del apetito.

El especialista indicado para diagnosticar y tratar la hiperhidrosis axilar es el dermatólogo, quien en caso de ser necesario enviará al paciente con otros especialistas.

Tratamiento

Un amplio rango de tratamientos para la hiperhidrosis, incluyen:

-Antitranspirantes

La sudoración excesiva se puede controlar con antitranspirantes fuertes, los cuales tapan los conductos sudoríparos. Los productos que contienen de 10 % a 20 % de hexahidrato de cloruro de aluminio son el primer tratamiento para la sudoración de la axila. A algunas personas se les puede recetar un producto que contenga dosis más altas de cloruro de aluminio, el cual se aplica en las noches sobre la zona afectada.

Los antitranspirantes pueden causar irritación de la piel, y las grandes dosis de cloruro de aluminio pueden estropear la ropa.

Nota: los desodorantes no previenen la sudoración, pero ayudan a reducir el olor corporal.

-Medicamentos

Ciertos medicamentos pueden prevenir la estimulación de las glándulas sudoríparas.

-Iontoforesis

Este procedimiento utiliza electricidad para desactivar temporalmente las glándulas sudoríparas. Es más efectivo para la sudoración de las manos y de los pies.

-Bótox

La toxina botulínica tipo A (Bótox) se usa para el tratamiento de la sudoración intensa en las axilas, los pies y las manos. La toxina botulínica se inyecta en la axila para bloquear temporalmente los nervios que estimulan la sudoración. Los efectos secundarios incluyen dolor en el lugar de la inyección y síntomas parecidos a la gripe.

– Liposucción para la eliminación de las glándulas apocrinas de la axila.

– Tratamiento a láser de las glándulas apocrinas.

Gracias al desarrollo de la tecnología ahora es posible localizar y seccionar o colocar un clip en el nervio Simpático a través de una o dos incisiones de 1 a 0,5 centímetros. Usando una cámara de video conectada por fibra óptica a un monitor y con instrumentos pequeños diseñados especialmente. Este tipo de cirugía mínimamente invasiva, permite al paciente una rápida recuperación (Revisar: http://hiperhidrosis.com.ar/cirugia_manos.php).

No a todos los pacientes les funciona bien.

-Cirugía de axila

Se trata de una cirugía para extirpar las glándulas sudoríparas en las axilas. Los métodos empleados incluyen láser, curetaje (raspado), escisión (corte) o liposucción. Estos procedimientos se realizan utilizando anestesia local.

Otro problema común asociado es el mal olor. Los estudios demuestran que las personas con mal olor corporal son aquellas que presentan un mayor número de glándulas apocrinas. En estos individuos, las glándulas también tienden a ser más grandes que en las personas que no tienen las axilas con mal olor (Leer: https://www.mdsaude.com/es/2016/11/mal-olor-axilas.html)

A continuación, enumeramos algunas opciones simples para aliviar el mal olor de las axilas:

– Lavar las axilas al menos dos veces al día con jabón antibacteriano.

– Usar desodorante antitranspirante para reducir el sudor de las axilas.

– No repetir ropa, pues el sudor seco es causa frecuente de mal olor.

– Afeitar los vellos de las axilas para eliminar las bacterias y el sudor seco que se adhieren a ellos.

– Tratar los problemas de la piel que puedan perpetuar el olor, como micosis.

– Bañarse diariamente.

Otras opciones de tratamiento para las axilas con mal olor incluyen:

– Eliminación definitiva de los vellos de las axilas.

– Uso de antibióticos tópicos en las axilas, como clindamicina o eritromicina.

En otro asunto, como siempre, insisto en la imperiosa necesidad de que las instituciones de salud en México, informen y eduquen a la población de manera sencilla, breve y frecuente acerca de las enfermedades, y cómo prevenirlas o controlarlas, a través de todos los medios de comunicación masivos; además de promover políticas públicas adecuadas para lograr la eficiente prevención y control de las enfermedades o de sus complicaciones.

Por último, les invito a ver y a participar en nuestro programa de Internet (formato televisión) ‘Especialistas médicos al cuidado de su salud’ que conduce el doctor Rafael Aguirre Cardoza.

Su servidora forma parte de este esmerado proyecto de salud.

El próximo viernes 18 de octubre, a las 20 horas nos acompañará en entrevista en vivo, el uroginecólogo, doctor Ramón Mendoza Vázquez, con el frecuente padecimiento: “Enfermedades del piso pélvico en las mujeres”.

Lo transmitiremos por: www.emcs.com.mx; y vía Facebook Live por: Especialistas Médicos al Cuidado de su Salud y Revistasinrecreo.com; por Twitter @Oficial_EMCS y por YouTube: Especialistas Médicos.

Botón volver arriba
Shares
Cerrar
Cerrar