¿Usted a quien le cree?… precisión

Opiniones y Comentarios

Julio Ricardo Blanchet Cruz

diariolibertad@gmail.com   

El rechazo que el congreso de Puebla dio al matrimonio entre personas del mismo sexo, y a la interrupción del embarazo; aunque son los religiosos y sus rebaños de pecadores los que se oponen, las razones no son las mismas…

Los desfiguros van contra natura y no puede verse bien, ni mucho menos como normal el que una “novia” con babas y bigotes se case de blanco -y luego de blanco- con velo y su respectivo ramo que lo avienta para atrás…

Con un “novio”, también de barba y bigote, al que besa apasionadamente y ambos se suben a un coche que arrastra latas.  Como ya ha sucedido.  Ya que habría necesidad de reformar el código moral para que ya no sea pecado la sodomía…

Y se ve difícil que lo aprueben porque significaría que el buen Jehová tendría que reconocer que la regó; y que dejándose llevar con la irá, es decir, que enloquecido fue cuando decidió acabar con los habitantes de Sodoma…

Pero que habiendo recobrado la cordura, reconozca el error y no solo rectifique.  Porque si bien es cierto que la Ley no es retroactiva, eso de tener en el Infierno a los homosexuales, lesbianas, genéricos y similares, cuando ya dejó de ser un pecado, no les favorecería mucho para las encuestas de aceptación, de por sí bastante bajas…

En relación a la interrupción del embarazo, la situación es distinta.  Los religiosos no solo quieren, sino que necesitan desesperadamente que nazcan niños, sobre todo ahora que los padres casi no se responsabilizan de ellos, para seguir pervirtiéndolos moral y físicamente…

Sin soslayar que la interrupción del embarazo es una cuestión de salud; y las bodas gay son un horrible degenere de la especie humana que ya no puede caer más bajo de cómo está, matándose por dinero…

Pero está bien que Puebla haya votado así, a pesar de que hasta sus puertas llegó el Presidente a apapachar a su enfermo Gobernador que ya no tiene ni fuerzas para gobernar.

Cambiando de tema…

Ante la revuelta popular en contra del Presidente Lenín Moreno, la que según el propio Mandatario es orquestada por su antecesor, el ex Presidente Rafael Correa y Nicolás Maduro, satanizado por el Abominable como el malo de la película y un peligro para los EE.UU.

Viendo que por los caminos hacia la Capital desfilaban miles y miles de gente de esas tierras -me niego a llamarlos indígenas- en protesta por haber aceptado las leoninas condiciones del FMI.  Las que probado está enriquecen a unos cuantos y empobrecen a los Pueblos…

No conforme con salir apresuradamente de Quito hacia Guayaquil en compañía de varios de sus ministros, entre ellos, por supuesto el de la Defensa, quien, ante el peligro de no poder contener a las multitudes, trasladó el Gobierno hacia ese Puerto…

Pero el poner los pies en polvorosa no fue lo único, de paso los amenazó, advirtiendo que ante los disturbios, el Gobierno actuará en estricto cumplimiento de las normas y procedimientos legales…

Deslindando a las Fuerzas Armadas de las consecuencias que pudieran presentarse en el enfrentamiento que tengan con los manifestantes que, fuera de control, lo que siempre sucede, han ocasionado desmanes y llevado a cabo actos vandálicos…

Pero responsabilizando de lo que suceda a los actores involucrados en las protestas.  Lo que en otras palabras quiere decir que “no responde chipote con sangre”; lo que sin duda sucederá…

Y solo logrará exacerbar aún más los ya de por sí exaltados ánimos; además propiciando la animadversión de las naciones de Europa y de toda América -sin Trump, por supuesto-…

Recriminándole el no haber tenido el aplomo de esperar a los inconformes con su “paquetazo”, como se le ha dado en llamar a las medidas económicas que impuso, especialmente el aumento en el precio de los combustibles, y dar la cara de frente al diálogo.

Ya de salida…

Así rapidito.  Entre Felipe Calderón Hinojosa y Arturo Zaldívar, ¿Usted a quién le cree?

Y nos vemos mañana, si el Sol me presta vida.

Botón volver arriba
Shares
Cerrar
Cerrar