Eric Cisneros, el culpable de la parálisis en el estado

Místicos y Terrenales

Marco Antonio Aguirre Rodríguez

• Austeridad en tiempos de Cuitláhuac: mil 35 millones de pesos para vehículos nuevos, sobre todo para funcionarios

Con Cuitláhuac García la austeridad no incluyó 1 mil 35 millones de pesos para la compra de vehículos, sobre todo automotores destinados para los altos místicos del gobierno del estado, camionetas nuevas, de lujo, último modelo.

Con esto rompieron incluso lo señalado en la “Ley de austeridad para el estado de Veracruz de Ignacio de la Llave”, promovida por el actual gobierno, la cual asienta en su artículo 6 que “los vehículos oficiales que se adquieran serán económicos y preferentemente que generen menos daños ambientales”.

Los vehículos nuevos que se han visto al servicio del gobierno del estado nada tienen de económicos, porque además algunos de ellos tienen hasta blindaje.

Cuitláhuac García y sus funcionarios de primer nivel consideraron inadecuados los vehículos que el gobierno de Miguel Ángel Yunes les heredó, aún cuando también fueron unidades caras, de lujo, con blindaje.

Miguel Ángel Yunes en su último año de gobierno, al tercer trimestre, se había gastado casi 920 millones de pesos en vehículos y eso por que estaban en plena campaña electoral, en la que Miguel Yunes hijo quería la gubernatura del estado.

Ahora no hay elecciones, pero aún así, el gasto en vehículos es mucho más elevado.

Tampoco hay grandes trabajos de obra pública o social, por lo cual tampoco se entiende porque el incremento en este rubro

Ahí seguramente están las patrullas compradas a sobreprecio, por casi 40 millones de pesos.

Pero todavía faltan 995 millones por justificar.

¿Las patrullas arrendadas entrarán también en ese gasto?.

Bueno, aunque así fuera, con todo y lo carísimo que se pagan estas, son 42 millones de pesos en este año.

Aunque el presupuesto autorizado en 2019 para el arrendamiento de “equipo de transporte” es de casi 70 millones, para todo el gobierno del estado, con lo cual, faltan 925 millones de pesos por justificar.

También están los casi 100 millones de pesos que la Secretaría de Salud pagó por diferentes vehículos (con su sobreprecio correspondiente), con lo que restan 825 millones de pesos.

¿Cuántos vehículos más se han comprado y que dependencia los ha adquirido?.

Si ese dinero se hubiera gastado en vehículos nuevos de a 250 mil pesos en promedio, “económicos”, como dice el artículo 6 de la “Ley de austeridad”, habría 3,700 unidades nuevas al servicio del gobierno del estado, con lo cual, la industria automotriz en Veracruz no estaría en crisis.

¿Dónde están los vehículos?.

¿Qué uso les están dando?.

Lo que más se observa son camionetas de lujo que traen los funcionarios de primero y hasta de segundo nivel del gobierno del estado.

Para ellos la austeridad anunciada, no operó.

ERIC CISNEROS, EL CULPABLE DE LA PARÁLISIS EN EL ESTADO

A todo el que logra acercarse a Eric Patrocinio Cisneros Burgos, el secretario de Gobierno, y le plantea alguna situación relacionada con el gobierno del estado, éste les responde por lo regular con un “yo veo que se resuelva”.

Eric Cisneros quiere dejar entrever que es quien realmente manda en el gobierno del estado.

Entonces, si esto es real, Eric Cisneros es el culpable de la parálisis que se vive en el aparato administrativo, por que su trabajo de control, de coordinación, de guía, o como se le quiera llamar, no está funcionando.

Vaya, incluso cuando alguien le dice “puedo decirle al gobernador”, le responde con un “no hace falta. Yo veo todo. No hay porque molestar al gobernador”.

Se ufana de que poco a poco ha ido tomando el control de la mayoría de las dependencias, con la complacencia o simplemente la despreocupación del gobernador.

Pero ese “control” en realidad es un descontrol, porque no hay acciones en el gobierno del estado.

Eric Cisneros asegura ser quien propicia que Cuitláhuac García no deba preocuparse por nada, al que solo le pasan informes “para que este enterado”.

Eric Cisneros deja entrever que se ha vuelto el hombre fuerte del gobierno del estado, cerrando el paso a Eleazar Guerrero, “el primo”, quien tampoco se inconforma mucho porque tiene casi todas las áreas administrativas de las dependencias gubernamentales.

Y Cuitláhuac García deja transcurrir entre uno y otro, yendo a reuniones con segundones de la administración federal, sin que los titulares de las dependencias se dignen siquiera acercarse para la toma de la foto oficial, como ocurrió cuando estuvo en la CFE la semana pasada.

Así queda una pregunta flotando: ¿quién manda en Veracruz?, ¿quién es el verdadero responsable de la inactividad del gobierno del estado?

Porque alguien debe serlo.

Botón volver arriba
Shares
Cerrar
Cerrar