Ibarra, entrañable lucha, pero ¿será imparcial?

Rosario Piedra Ibarra, que fue elegida este jueves como nueva titular de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, comienza su encomienda con un par de cuestionamientos. El primero es su compromiso partidista, fue candidata a diputada federal por Morena y secretaria de Derechos Humanos del Comité Ejecutivo Nacional de ese partido.

Tiene a su favor una trayectoria como luchadora social por más de 40 años y actualmente es integrante del Comité ¡Eureka!, fundado por su madre en 1977 y que busca hallar a personas desaparecidas de manera forzada por el Estado mexicano.

El segundo detalle es la queja de panistas que aseguran que votaron 116 legisladores, pero según el conteo oficial fueron 114, lo que arrojaría una elección fraudulenta que no permitiría la mayoría calificada necesaria para la designación, aunque en realidad a estas alturas ya se trata de un hecho consumado.

Lo trascendente es: ¿Será capaz la nueva titular de la CNDH de superar su militancia partidista y desempeñar un papel imparcial donde su función principal consistirá en vigilar y exhibir los errores, abusos y excesos del Estado mexicano, que hoy es gobernado por sus antiguos amigos, aliados y camaradas?

Botón volver arriba
Shares
Cerrar
Cerrar