Los Soles de Sundiata, capítulo 1: Primer sol. Ficción histórica de África para el mundo

Sabino Cruz V. 

Esta noche mi paciente y condescendiente lector(a) mientras presenciaba el trabajo actoral de Enrique “El Negro” Vásquez en la puesta en escena Los Soles de Sundiata, capítulo 1: Primer sol, lamenté que no estuvieras ahí, pues habrías disfrutado como yo de una buena narración/epopeya, manejo del espacio escénico, movimientos dancísticos basados en las danzas tradicionales de la región de Mali o Mandinga, un ensamble de percusiones con instrumentos ad doc, pero principalmente de la profundidad de pensamientos y sentimientos del Griot, maestro Babu originario de Senegal, quien acompaña sus ideas con los acordes del Kora, instrumento hibridación de arpa y laúd, de 20 a 21 cuerdas.  

Los Soles de Sundiata es un trabajo episódico inspirado en la epopeya mandinga de Sundiata Keita, emperador de Mali, que me parece viene a refrescar la escena local, a darle otro sentido al teatro, pero sobre todo a mostrar cómo tradición y modernidad son capaces de habitar un mismo espacio y tiempo. Y si me presionas, mi bien amado lecto(a) te diré que también es un buen juego escénico que da la oportunidad al “Negro” de mostrar su capacidad histriónica, un cuerpo entrenado en las danzas de la tradición africana, control de la expresión facial e inflexión de la voz para habitar a los personajes que participan de la trama

Pero Los Soles de Sundiata también es una propuesta interdisciplinaria en que la voz del narrador y los sonidos/cantos de los músicos, dan vida al Mito de la creación del hombre. Palabra portentosa, como dijera Miguel León Portilla, que nutre la cohesión de la comunidad, el orgullo y sentido de pertenencia de cada uno de sus miembros. Mito mantenido en la memoria del Tlacaélel mesoamericano, guardián de la tinta Negra y Roja o el por Griot o trovador del África Occidental, que con su canto trasmite la tradición e historia de los pueblos originarios.

La enigmática imagen del Griot Babu, fue sembrando en el reducido público, la importancia de rescatar los valores que la vorágine de la modernidad no ha arrebatado: confianza en uno mismo, amor propio y al prójimo, y la creación de acciones para el bien común. Hombre de espigada figura que hace recordar cuando los abuelos nos narraban historias o cuentos, que a su vez habían oído a sus abuelos. Narraciones melódicas que hilvana momentos actuales con acontecimientos pretéritos.

Los Soles de Sundiata, capítulo 1: Primer sol, es una ficción de sentimientos que lleva al espectador a imaginar el surgimiento y consolidación de una dinastía de gobernantes, el destino manifiesto del  hombre/mujer, la importancia de escuchar el corazón de los mayores, el tránsito de sortilegios para obtener lo deseado; aunque también es un recordarme(nos) que sí no sé/sabemos a dónde ir, mejor regresar de donde salí/salimos; pues no hay nada más triste y lamentable que tener claro que se quiere en la vida y, por lo mismo, no luchar para conseguirlo.

Pero bueno, baste ya de rigores, mi bien amado, condescendiente y paciente lector(a). Baste ya de recuerdos nostálgicos, buen sabor de boca por la propuesta escénica y satisfacción plena de ver una buena ficción histórica. Mejor observa con tus propios ojos y escucha con tus oídos la actuación de Enrique “El Negro” Vásquez, la música/canto de Alejandro Vázquez, José Manuel Lara, José Antonio Zarcillo, Marino Solem, así como la presencia, canto y narraciones del Griot, Babu. La temporada es muy corta, así que solo tienes este y el próximo fin de semana para ser tu propio catador del arte escénico local y foráneo. No estoy seguro si la entrada es sin consto, así que mejor marca al 8372989 y reserva un lugar. 

Botón volver arriba
Shares
Cerrar
Cerrar