Pretende UPAV que empresa de Monterrey “administre” a sus trabajadores

Presionan directivos a docentes y empleados para que firmen contrato sin leer

Sociedad 3.0

Con el fin de eludir sus obligaciones fiscales, administrativas, laborales y de seguridad social, la Universidad Popular Autónoma de Veracruz (UPAV), contrató a una empresa con sede en la ciudad de Monterrey, Nuevo León, para que convenza al personal docente, administrativo y manual de firmar un contrato donde explícitamente los trabajadores renuncian a reconocer una relación laboral tanto con la empresa de “marketing” (así era presentada) como con su cliente, que es la UPAV.

Desde hace algunos días, directivos enviados por el rector Ome Tochtli Méndez acompañan a un representante de la empresa denominada “Human Talent and recruitment solutions 11 11”, que dice tener matriz en la capital neoleonesa, y en conjunto les presentan a los trabajadores un formato con letras minúsculas y les piden que, sin leerlo por ser innecesario, lo firmen por su propio bien.

Se trata de un esquema en que el poder público maquina un esquema de “outsourcing”, que se traduce como al español como ‘subcontratación’, ‘externalización’ o ‘tercerización’, mediante el cual la prestadora del servicio libera de responsabilidades a la otra, que funge como su cliente.

A pesar de que la UPAV (como organismo público descentralizado), presta un servicio público, y que lo hace a través de servidores públicos sujetos de diversas normas burocráticas y administrativas, la Universidad intenta por todos los medios evadir su carácter de patrón. Por tanto, pretende “deslizar” las responsabilidades que surgen como titular de una relación laboral, hacia una empresa privada.

De acuerdo con el sitio web de la empresa en cuestión (visible en https://www.thehumantalent.com/outsourcing), entre las “ventajas” del outsourcing que ofrece “Human Talent…” se encuentra el que “Minimiza cualquier riesgo fiscal, legal y laboral para tu organización”, así como la “liberación” de la “carga administrativa”.

En el “contrato” en cuestión (que se pretende que firmen los trabajadores de la UPAV), se explicita que los profesores (a los que denomina “figura solidaria”) brindarán “asesoría académica”, a favor de “clientes” (que, en el caso, es la Universidad), a cambio de una “gratificación”. Se explicita, además, que el contrato “no genera relación laboral entre “La empresa” y la “figura solidaria”, ni con los clientes de ésta”.

Botón volver arriba
Shares
Cerrar
Cerrar