Crítico, no opositor ni enemigo de AMLO

El poeta Javier Sicilia ya ha sido expulsado del paraíso terrenal, según se deduce de las declaraciones del sacerdote Alejandro Solalinde calificándolo de “mal político”, pero el poeta aclara que no se ubica ni como enemigo ni opositor al gobierno de López Obrador, aunque sí como crítico. Tal actitud le ha acarreado duro cierzo invernal desde la cúpula de gobierno que, con actitudes maniqueas apartan a quien adopta el camino del señalamiento por el bien del país. Allí solo cabe quien opina en concierto con el mesías, o se está con el gobierno cualquiera que sea su posición ante los grandes problemas nacionales o actúa con criterio propio con riesgo de ser ubicado como “conservador”, “fifi”, “reaccionario” o “resentido”. Así empiezan las “purgas”.

Botón volver arriba
Shares
Cerrar
Cerrar