¡Que vergüenza!…

Opiniones y Comentarios

Julio Ricardo Blanchet Cruz

diariolibertad@gmail.com

¿Cómo puede presumirse de que somos la 15ava economía del mundo; cuando hay gente que muere de hambre?…

Cuando somos una Nación de enfermos sin futuro, donde diariamente mueren 400 personas solo de enfermedades como el cáncer, los problemas cardio-circulatorios y de diabetes; sin contar los que mueren por falta de medicamentos y atención médica

Cuando la inmensa mayoría de los ciudadanos son adictos a lo que sea, drogas de cualquier tipo, la comida, los celulares que han acabado con la relación intra y extra familiar…

O la religión, en la que se “refugian” con tal de evadir su penosa realidad sin futuro; convirtiendo a la Patria en una primitiva nación de idólatras en manos de charlatanes que se enriquecen con la estulticia de un Pueblo que espera que unos muñecos y muñecas -no se vayan a enojar las patéticas feministas- les vengan a solucionar sus problemas…

Bien decía Mijaíl Bakunin (1814 – 1876) “El pueblo solo tiene tres caminos para librarse de su triste suerte: los dos primeros son la taberna y la iglesia; el tercero es el de la revolución social”…

Y más…

Cuando cada 24 horas son asesinadas 100 personas; sumando más de 30,000 muertos al año.  Lo que no sucede en ninguna otra nación del mundo.  Ni siquiera en las que se encuentran en abierta guerra interna o contra otras naciones…

Cuando todavía hay analfabetismo.  Cuando no producimos ni licuadoras Made in México, mucho menos vehículos, maquinara agrícola o cualesquier otro tipo de tecnología…

Cuando no producimos ni los alimentos que necesitamos; ni tampoco las medicinas para curar las enfermedades que producen los mismos que nos venden las porquerías que nos venden y que comemos…

Cuando producimos petróleo pero tenemos que importar sus derivados, como la gasolina y demás.  Y que el gas que aquí lastimosamente se desperdicia, lo tenemos que comprar a España, que encima de todo nos lo revende de Perú a altísimos precios, porque ellos tampoco lo producen…

Cuando teniendo los litorales más grandes del mundo no somos capaces de producir los suficientes navíos para explotar la riqueza del mar; y ni siquiera para evitar que otros se la roben…

Cuando la industria del turismo está en manos de transnacionales que se han apropiado hasta de nuestro territorio por donde los mexicanos ya no podemos circular libremente, y el dinero se lo llevan por carretadas…

Cuando somos viles maquiladores de todo tipo de empresas extranjeras, que “invierten” en nuestro suelo porque a los trabajadores les pagan sueldos de miseria y aquí les dan todo tipo de facilidades…

Cuando no tenemos la suficiente fuerza del Estado para evitar la piratería en el mar, el asalto en las calles, en las carreteras y en las vías férreas…      

Cuando la riqueza del subsuelo, oro y plata, entre otros muchos productos, es explotada por extranjeros y enviada a sus naciones, que encima de todo contaminan la tierra, las aguas y el aire, porque en sus países de origen sus gobiernos no se los permiten…

Cuando hasta la producción de la energía eléctrica, también vital para el desarrollo de la Patria, no está en nuestras manos…

Cuando dependemos totalmente de lo que diga Washington, hasta convertirnos en su traspatio y todavía se atreven a prohibirnos comercializar lo poco que producimos con otras naciones; como acaba de suceder con la firma del T-CMEX…

Cuando la desigualdad social, propiciada por nuestros gobiernos es tan abismal, que la economía está concentrada en unas cuantas manos.  Cuando eso no sucede ni en la milenaria India, la que hasta el día de hoy se gobierna por castas…

Cuando la Justicia es solo para los pobres y quienes nos gobiernan violan las Leyes a su antojo y conveniencia…

Cuando quienes nos gobiernan, toda una cuerda de probados delincuentes, descaradamente nos mienten y hacen todo tipo de “arreglos” comerciales a espaldas del Pueblo; pero presumen de democracia y transparencia…

¿De todo eso nos debemos de sentir orgullosos?  ¡Que vergüenza!

Y nos vemos mañana, si el Sol me presta vida.

No sin antes permitirme recordarles que Air Bit Club es un fraude.  

Botón volver arriba
Shares
Cerrar
Cerrar