Se mantienen violaciones a derechos humanos por parte de Fuerzas Armadas durante gobierno de AMLO

Agencias/Sociedad 3.0

Pese a que se modificó la estrategia de seguridad en este sexenio, las quejas contra las Fuerzas Armadas y la Policía Federal por presuntas violaciones a los derechos humanos se mantienen en niveles similares a 2018, último año de la administración del priista Enrique Peña Nieto.

De diciembre de 2018 a octubre de 2019 se registraron mil 41 expedientes de quejas abiertos en la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) contra el Ejército, la Marina, la Guardia Nacional y la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC), encabezada por Alfonso Durazo Montaño.

Las quejas interpuestas en la CNDH se iniciaron por hechos como tortura, trato cruel e inhumano, desaparición forzada, detención arbitraria, retención ilegal e incluso privación de la vida.

Según un reporte obtenido a través de transparencia, en 2019 hay apenas 41 quejas menos que las registradas en el último año del gobierno de Peña Nieto.

En los primeros 11 meses de Andrés Manuel López Obrador en la Presidencia, el Ejército encabeza la lista de quejas, con 430; la mayoría están relacionadas con presuntos actos violatorios, como detenciones arbitrarias, trato cruel, inhumano o degradante, empleo arbitrario de la fuerza, tortura e intimidación.

La Policía Federal tiene 248 quejas; la Marina, 202; la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, 137, y la Guardia Nacional, 24. Estas últimas quejas están vinculadas al uso de la fuerza desproporcionada durante la detención, trato cruel, inhumano o degradante, empleo arbitrario de la fuerza y detenciones sin orden de aprehensión.

Hasta el momento, la administración de López Obrador no ha recibido una recomendación por hechos que hayan ocurrido en el actual sexenio, sino por casos ocurridos anteriormente.

José Guevara, director ejecutivo de la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos, dijo no sentirse sorprendido con la cifra de mil 41 quejas, ya que las Fuerzas Armadas siguen ocupándose de la seguridad pública del país e incluso realizan “tareas impropias”, como la vigilancia migratoria.

“Los elementos del Ejército y la Marina no han recibido una capacitación adecuada ni tienen la cultura de proteger a la población civil en un contexto de policía; ellos están acostumbrados a su formación castrense, y si esa cultura no cambia, seguramente su comportamiento va a ser de violaciones a derechos humanos”, sostuvo Guevara.

Botón volver arriba
Shares
Cerrar
Cerrar