Acaso son el ombligo del mundo?

Exageran por infantilismo político los integrantes de la diputación local de Morena al señalar como “enemigos de la transformación” a quienes sustraen medicinas en los hospitales públicos, para subrayar que lo hacen para entorpecer las labores del gobierno estatal. El argumento es fútil, primero porque el robo “hormiga” de medicamento existe en Veracruz y en todo México, ni es privativo de Veracruz ni es fenómeno nuevo; segundo, porque cuando se denuncia el desabasto de medicinas no lleva más propósito que el desesperado intento de obtener mejor atención médica en los hospitales públicos, en donde la demanda de servicios proviene mayoritariamente de gente cuya condición económica no es boyante. En vez de enarbolar suposiciones absurdas, solo para justificar deficiencias, de “denunciar” imaginados sabotajes, debieran colocarse a la altura del enorme reto que representa concretar una auténtica transformación. Quizás la mejor receta sería capacidad y eficiencia en el desempeño público.

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar