¡Aguas con el coronavirus!

En este país estamos acostumbrados al lenguaje sibilino de los políticos en general, y de los gobernantes, en lo particular, porque cuando en su discurso aseguran que nada pasa es porque algo está sucediendo. Por este antecedente, cuando el presidente de México intenta introducir calma respecto a posibles brotes de coronavirus en nuestro país habrá que hacerle caso, con las debidas reservas, por supuesto, porque si para referirse al coronavirus, dice: “En nuestro país, afortunadamente, de los más preparados y con menos riesgos por la afectación de este virus, para que estemos tranquilos, desde luego, atentos, pero tranquilos”, no nos explicamos por qué tenemos menos riesgos que otros países, ni de qué manera estamos preparados para enfrentar esa virulenta enfermedad. Salvo que se nos explique bien a bien si estamos biológicamente blindados para tener “menor riesgos”, porque no salimos del problema del desabasto de medicinas y ya estamos frente a una seria amenaza para nuestra salud colectiva.

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar