Entre preocupados y distraídos…

Spread the love

Opiniones y Comentarios

Julio Ricardo Blanchet Cruz

diariolibertad@gmail.com

Distraídos con la vacilada de la rifa del avión; y ahora también distraídos con la ¡pandemia! del corona virus del que ahora todo el mundo habla y se ocupa…

Dejamos pasar como sin nada, que a Porfirio Muñoz Ledo, sus propios correligionarios morenos -ahora pertenece a Morena- no le permitieron hablar en tribuna sobre las violaciones a los DH en la Frontera Sur por parte de la GN…

Y no se lo permitieron, toda vez que la Presidente Nacional de la CNDH, doña Rosario Piedra -consentida del Inquisidor- no querían que le echara a perder su comparecencia ante los representantes del Pueblo; bueno, disque representantes.  Usted me entiende, amable lector…

Y es grave, no porque el otrora combativo Porfirio todavía sea la gran cosa.  Hoy está tan liquidado, que en otros tiempos no necesitaba de ninguna Tribuna para hacerse escuchar.  Y ahora se quedó sumiso y calladito…

Corroborando una vez más que AMLO es un tirano; que con su cara de inocente cristiano que ama la paz y no la violencia, se pasa por el arco del triunfo las Leyes y las opiniones y se hace sus encuestas a modo…

Pues para que en La Cámara Baja no le hayan permitido a un diputado hacerse escuchar, no se puede calificar de otra cosa que no sea una pedestre dictadura capaz de llevar a cabo una acción que debe de haber hecho que don Belisario Domínguez (1863 – 1913) se retorciera en su tumba.

Cambiando de tema…

Los “científicos” le han quitado 20 segundos al Reloj del Juicio Final -al cronómetro de la Apocalipsis- que marcará el fin de los tiempos de la raza humana, tal como hoy la conocemos; y a la que solo le quedan 90 segundos para que todo termine…

Termine una vez más, mejor dicho; porque como no entendemos, no será la primera vez que la humanidad se autodestruya.  Para nadie es extraño que de tiempo en tiempo se “encuentran” civilizaciones que desaparecieron de manera por demás misteriosa…

Por supuesto que no faltan los que aseguran que aparecerán los extraterrestres y todo cambiará.  Porque si bien es cierto que “El hombre que actualmente puebla el Planeta, vino de las estrellas y por eso siempre querrá regresar a ellas”. Pitágoras (569 – 475)…

Cabe citar, que independientemente de que los extraterrestres solo se les “aparecen” a personas comunes, en vez de presentase ante Líderes o Mandatarios de primer orden; como se supone que debería ser; toda vez que son más desarrollados que nosotros…

Pasan por alto que no serán tan tontos como para venir ahorita en estos momentos cuando el mundo entero está de cabeza y en caída libre; y menos a salvarnos.  Al cabo y no fata mucho para que todo termine…

Lógico sería pensar que se esperarían un poco más para llegar y presentarse ante la poca inteligente humanidad que quede; la que sobreviva… 

Pero los ínclitos “científicos” dicen que, o hacemos algo ahora; o para dentro de 10 años será ya tarde.  Y dicen eso porque no se dan cuenta que ya cruzamos el punto de no retorno; ya no hay vuelta atrás…

Y sucederá de nueva cuenta lo que ya en otros tiempos ha sucedido.  Solo unos cuantos se salvarán de la hecatombe que en todos sentidos ya ha empezado.  El agua no falta, ni faltará; siempre ha sido la misma.  Lo que pasa es que el agua, que es la vida, se está moviendo.  Hay lugares donde falta y hay lugares donde sobra…

La estulticia humana -perdón por el pleonasmo; pues ningún otro ser conocido es estúpido- es tan grande que ha contaminado, envenenado, su hábitat.  ¡El hábitat! que sustenta su propia existencia.  Pero eso sí, muy creyentes…

Tan creyentes que, viendo morir a sus semejantes, seguirán en la creencia de que van a ir a otra vida; a otro mundo.  Al mentado cielo; cuando nadie, absolutamente nadie ha podido probar que esa comercializada fantasía sea cierta…

El infierno y el cielo están aquí.  No en ningún otro lugar.  Los enfermos ven la vida como un infierno al que se viene a sufrir, al que se viene a aprender, al que se viene a pagar lo que se hizo en otras vidas…

¡Háganme el regalado favor! amables lectores.  Cómo se puede creer que se viene a pagar lo que hizo otro que ni sé quién es; y ni siquiera lo conozco…

Cuando los sanos, lo que no están enfermos -valga el énfasis- ven la vida con alegría y son felices…

La diferencia de esos dos mundos que, finalmente es el mismo, es la forma de ver la vida.  Y la vida no la ven de igual manera los enfermos que los sanos.  La salud y la enfermedad solo dependen de lo que se come.  No de los médicos y las medicinas.

¡Que no hay medicamentos! pues no se enfermen.  Coman lo mismo que comen los budistas, que no conocen muchas de las enfermedades que padecen los creyentes.  ¿Aburrido, insípido? tal vez; pero sano.  Eso sí.  Y si ya están enfermos, pues recurran a la Homeopatía; seguro que les va a ir bien…

Ciencia de la que el Gobierno no habla una sola palabra como alternativa; a pesar de que hay escuelas y hospitales donde se practica.  Y todo porque no es negocio.  La medicina de patente, como coloquialmente se le conoce, sale de los laboratorios.  La homeopatía sale de La Madre Naturaleza.  Pequeña diferencia.

Y nos vemos mañana, si el Sol me presta vida.

No sin antes recordarles que Air Bit Club es un fraude.  Que no se dejen engañar por el tal Mauricio Larios y sus cómplices.  Ya les avisaré cuando se presente la demanda

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar