Para ejercitar la memoria

Mucha de la impunidad que existe en México es debido a la muy porosa memoria colectiva, que, agobiada por los problemas individuales de cada una de sus partes y abrumada por un acontecer tan dinámico como el actual, olvida hoy lo sucedido apenas ayer. Por ejemplo, ¿quién recuerda las acusaciones por las fechorías cometidas por Gabriel de Antes, Benítez, del Castillo, Tarek Abdalá, Ramos Silva?, y muchos más que retozan en libertad pese a las denuncias en su contra. La vorágine de los acontecimientos ha puesto en el archivo muerto el daño cometido a Veracruz por esa nutrida comitiva de “servidores públicos” de cuyo nombre, como dijera Cervantes, nadie quisiera acordarse. Aún la justicia, que es imperecedera, no parece tener prisas por alcanzarlos.

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar