Siempre, por lo más delgado

“La cuerda se rompe por lo más delgado”, es la expresión más precisa para aplicarse en el caso del Director del hospital infantil “Federico Gómez”, Jaime Zermeño, a quien el presidente señala como culpable de no informar a los padres de niños con cáncer la existencia de medicamentos en ese nosocomio, y de mantener “acuerdos” con cierto laboratorio para la distribución de medicamentos. No solo a Zermeño, porque el presidente agarra parejo: “Los directores de los hospitales están causando este descontrol por los contratos que tienen con la empresa Pisa”. Zermeño ya aclaró que el contrato es del Hospital con la empresa no personal con él, obviamente, el gremio médico no debe estar muy conforme con que se les derive la culpa del desabasto de medicinas. Cosas de la polarización, ocasionada por el síndrome de culpar al de enfrente de fallas propias.

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar