Ante violencia feminicida, purificación y culpas

Serpientes y Escaleras

Salvador García Soto

Dos asesinatos de mujeres han conmocionado y sacudido al país en menos de una semana por su crueldad y violencia misógina y machista. Dos feminicidiosbrutales, el de Ingrid Escamilla, de 25 años, y el de Fátima de apenas 7 años, cuyo nivel de inhumanidad han horrorizado a una sociedad que ya no se escandaliza fácilmente acostumbrada a normalizar la violencia a fuerza de verla repetirse cada día; pero esta vez las reacciones, protestas y manifestaciones en las calles y en las redes sociales son para exigir justicia, no sólo para la joven y la niña masacradas, sino para los miles de mujeres víctimas de un fenómeno de violencia de género que crece al mismo tiempo que el nivel de impunidad de los feminicidas en México.

Y en medio de la ola de indignación que ha llegado incluso a otras partes del mundo, hay dos cosas que aumentan el dolor y el hartazgo por la escalada feminicida: primero, la indolencia y la falta de empatía del gobierno de la 4T y del presidente López Obrador que, lejos de conmoverse y mostrar la enorme sensibilidad social que le caracteriza, se muestra incómodo, molesto por el tema y sólo habla de él ante las preguntas insistentes de los reporteros y lo hace con desgano, con lugares comunes, sin acciones o estrategias concretas y más bien decálogos improvisados y una politización enfermiza del tema que lo mismo ve “grupos de poder” o “medios que no nos quieren”, que culpa al neoliberalismo y a su “egoísmo” de los asesinatos de mujeres que siguen ocurriendo y siguen impunes en esta administración.

La segunda cosa que duele e indigna, es que los casos brutales de Ingrid Fátima no son, tristemente, excepcionales. Por el contrario, hay muchas otras mujeres, al menos 10 diariamente, que son sacrificadas, violentadas y asesinadas con odio y brutalidad en México. Las estadísticas oficiales contradicen el discurso presidencial que asegura que “estamos trabajando contra el feminicidio. En los últimos cuatro años, entre 2015 y 2019, el número de mujeres asesinadas por razones de genero, creció 111%, de acuerdo con datos del Sistema Nacional de Seguridad Pública y el índice GLAC que mide la violencia contra las mujeres en México. De hecho, en el 2019 la cifra de feminicidios se estima en más de 3 mil mujeres asesinadas, con cifras de impunidad que según el Observatorio Ciudadano Nacional de Feminicidio se reflejan en que de esos sólo 726 casos (25%) fueron investigados, mientras 2,107 fueron tipificados como homicidios dolosos y no como feminicidio.

Las manifestaciones en la calle de grupos feministas que recurren a métodos disruptivos y violentos para exigir la acción de las autoridades y el establecimiento urgente de protocolos no sólo para evitar, sino para investigar y castigar el feminicidio, han provocado la molestia de los gobiernos de la 4T que, al sentirse injustamente cuestionados por la falta de resultados,  deciden enfrentar a las jóvenes encapuchadas lo mismo con gases lacrimógenos que con un “ahorita no”, de la jefa de Gobierno de la CDMX, Claudia Sheinbaum, cuando los periodistas le pidieron comentarios sobre el tema. O el mismo presidente López Obrador que, perdiendo totalmente el foco, decide pedirles a las encapuchadas que “no nos pinten las paredes y las puertas” del Palacio Nacional, porque estamos trabajando para que no haya feminicidios, que “no somos simuladores y no esperen que nosotros actuemos como represores, que no nos confundan”.

Pero lo que más exhibe cómo el gobierno de López Obrador se está viendo rebasado ante la ola de reclamos, ira e indignación que exige acciones nuevas y contundentes para frenar la violencia contra mujeres y niñas en el país, fue el mensaje del presidente que vinculó al aumento de los feminicidios con el neoliberalismo y la descomposición social que provocó en la sociedad y que dijo, su gobierno debe seguir moralizando y purificando: “Hay una crisis profunda de pérdida de valores en el país… fue mucha la descomposición que produjo el individualismo, el egoísmo, el predominio de lo material, son crímenes que tienen que ver con odio, con problemas sociales, problemas familiares, es una enfermedad social…
Tenemos que seguir moralizando, purificando la vida pública”.

¿La moralización y la purificación va a parar la violencia contra las mujeres y contra todos los mexicanos? O realmente el presidente cree que los feminicidas y asesinos que masacran, desuellan y torturan a mujeres y niñas en México merecen “respeto” y que esos hombres van a superar el odio de género que los mueve a asesinar mujeres sólo por sus  llamados a “ser buenos para ser felices”? Cada vez es más confuso distinguir si el presidente es un gobernante, un jefe de Estado o un pastor que nos quiere redimir, sin poder evitar que maten los cuerpos de mexicanas y mexicanos, pero eso sí, procurándoles el “bienestar de sus almas”.

NOTAS INDISCRETAS…

El secretario de Hacienda, Arturo Herrera, alista para la próxima semana, el miércoles, un anuncio importante sobre un programa para resolver los problemas de abasto y distribución de medicamentos, insumos e instrumentos en los hospitales y clínicas del sector público. El plan, que pretende normalizar la compra y distribución de medicamentos e insumos en el sector Salud, parte de un diagnóstico que reconoce que, en la Oficialía Mayor de Hacienda, en los tiempos de Raquel Buenrostro, actual titular del SAT, se tomaron acciones y decisiones, siempre basadas en las “sospechas de corrupción” que afectaron y alteraron el funcionamiento del sistema de compras y distribución de medicamentos, provocando retrasos, desinformación y situaciones caóticas que se vieron exacerbadas por el otro extremo, los padres y familiares de pacientes que, en su desesperación, generaron un movimiento social que también distorsionó la problemática y la elevó a nivel de crisis. Es decir, lo interesante del anuncio del secretario Herrera y de su nuevo programa para resolver la crisis de medicamentos en el sector salud, es que apela a la mesura y el equilibrio, ni el “sospechosismo” enfermizo de la señora Buenrostro que terminó desmantelando un sistema que, con sus fallas y corrupción funcionaba, ni la estridencia de movimientos de protesta que se radicalizaron en sus reclamos y demandas. Lo que hará Hacienda, nos adelantan, es transparentar todos los procesos de compras y adquisiciones, para evitar sospechas y afectaciones al sector público y privado que participa en la distribución y compra de medicamentos, al mismo tiempo que informar adecuadamente a los pacientes y sus familias de la dotación de medicamentos y tratamientos. Ya era hora de que alguien ecuánime pusiera orden en el caos crítico del sector salud… En respuesta a la carta que envió al director de El Gran Diario de México el embajador de la Federación Rusa, Viktor Koronelli, y que se publica hoy íntegra en su derecho de réplica, sólo me permito decirle respetuosamente al señor embajador que la información que he publicado sobre los vínculos de Emilio Lozoya Austin con empresarios y personajes de su país, provienen de fuentes de muy alto nivel en el gobierno mexicano. Ni he inventado nada, señor embajador, ni usted parece estar leyendo todo lo que se ha publicado al respecto sobre la estancia del señor Lozoya en su país, donde estuvo escondido y protegido por varios meses. Lo han publicado varios columnistas en México y también en el diario español El País. Es más, en el mismo “auto de prisión” que el juez Ismael Moreno le dictó al ex director de Pemex se menciona la “sospecha de fuga” ante los vínculos que “el señor Lozoya tiene con la mafia rusa a la que presuntamente le lava dinero” y se reseña cómo al momento de su captura iba custodiado por “un guardia de seguridad ruso”. Y sobre su afirmación de que Emilio Lozoya estuvo todo el tiempo en España, él mismo lo desmiente en su primera declaración, vía videoconferencia, ante la Audiencia Nacional de España, en donde el ex funcionario mexicano dice que al momento de su detención tenía sólo dos días radicando en España. Así que señor embajador, no es un tema de imaginación, sino de vínculos reales entre el ex director de Pemex hoy preso, al menos con empresas de su país…Los dados mandan Escalera doble. Buen tiro.

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar