Dios es fifí…

Opiniones y Comentarios

Julio Ricardo Blanchet Cruz

diariolibertad@gmail.com

En medio de la crisis de los feminicidios, a través de la senadora de Morena Soledad Luévano, se les ocurre a estos individuos proponer que se modifique la Constitución para permitir la entrada de las iglesias en la vida política, “colaborando” con las instituciones para ¡propiciar la paz!…

Y para esto, el nuncio Franco Coppola, los dirigentes de la Conferencia del episcopado, Rogelio Cabrera y Alfonso Miranda, más Carlos Aguiar Retes arzobispo primado, se reunieron con los senadores Ricardo Monreal yEduardo Ramírez…

Haciendo evidente la absoluta falta de sensibilidad que desde el gobierno de la T de 4ª se tiene hacia las mujeres en el contexto social; y del profundo desconocimiento histórico de todos los crímenes que la igle$ia católica a cometido, no solo en México, sino en todos los lugares donde han tenido el infortunio de llegar…

Sin embargo, de ninguna manera los senadores pueden olvidar que quienes representan al Vaticano son supuestamente los encargados de la moral de los ciudadanos -rotundo fracaso-…

Además de que han sido y siguen siendo misóginos por excelencia y, por ende, en mucho responsables de los feminicidios y las agresiones hacia las mujeres.  Por lo que ver por los feminicidios es prácticamente una burla…

Sin soslayar que a la vez son delincuentes sexuales que han aprovechado sus cargos para cometer todo tipo de depravaciones hacia los menores de edad.  Lo que ha sido más que probado…

Pero si el Presidente López Obrador dice que va para adelante; el darles cuerda a estos patéticos individuos, es tanto como decir una cosa y hacer todo lo contrario -actitud muy propia de él- es retroceder al oscurantismo; hacia la supina ignorancia…

Por lo que Aidé García, a nombre del grupo “Católicas por el Derecho a Decidir” y del“Colectivo República Laica”, protestó de inmediato exigiendo que los senadores den a conocer todo lo que se pacta con las igle$ias, tanto la católica como la protestante; pues los acuerdos que puedan tener violentarían la laicidad del Estado…

No obstante, es digno de comentar que luce un tanto cuanto in entendible que las mujeres quieran seguir perteneciendo a una religión que, históricamente las ha humillado, despreciado, insultado, torturado y asesinado sin el mayor remordimiento ni arrepentimiento; pues finalmente quienes dicen ser sus representantes, solo siguen el ejemplo de sus inventados dioses –Jehová y Jesús– que, dicho sea de paso, para nada sirven…

Excepto, claro, para enriquecer brutal e inmoralmente a sus representantes.  Que en el colmo de la charlatanería propusieron una semana de oración ¡para acabar con la violencia!…

Entendiendo que para que su fifí Dios se digne voltear a ver a los simples mortales que él mismo creó ¿? hay que humildemente suplicarle puesto de rodillas, que ya acabe con todo esto que está sucediendo…

No vaya a ser que nos mande otro diluvio o nos vaya a enviar fuego desde el cielo, como dicen que ocurrió en Sodoma y Gomorra; porque cuando se enoja ¡que Dios nos libre! tiene un genio de los mil demonios… 

“Si Dios es bueno, no es el autor de todas las cosas; sino solo de unas cuantas.  Y no de la mayor parte de las que le ocurren al hombre”.  Platón (427 – 347)

Para remachar el que los dioses no sirven para nada, me apoyo en las palabras de Giovanni di Lorenzo de Medici (1475 – 1521) más conocido como el Papa León X, quien de manera sospechosa murió ocupando el Trono de san Pedro“Desde tiempos inmemorables es sabido cuan provechosa ha sido la fábula de Jesucristo”.

Para terminar…

Francisco I. Madero (1873 – 1913) quien en sus tiempos fue juzgado como un loco por sus contemporáneos, en realidad exageraban, pues no lo estaba tanto, solo era loco a medias; pues creía en el espiritismo, es decir, que hablaba con los muertos…

Además, cuando llegó a la Presidencia después de la elección a la que convocara don Francisco León de la Barra (1863 – 1939) quien se quedó en lugar de Don Porfirio Díaz Mori (1830 – 1915)…

Se dedicó a entregar todo el dinero que en las arcas dejó Don Porfirio, a quienes lo apoyaron para ganar las elecciones.  Y cuando ya no hubo modo de darles más -y no habiendo ningún avión que rifar para hacerse de dinero- pasó lo que ya todos conocemos

Sin omitir que el “héroe de la democracia” se rindió a los EE.UU. para que lo reconocieran como legítimo Presidente; o sea, un Juan Guaidócualquiera, pero con menos suerte.  

Y nos vemos mañana, si el Sol me presta vida. 

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar