¡No más feminicidios!

Maru Santos González
Abogada y Activista.
Presidenta de Mujeres al Cuidado de la Mujer, A. C.

Cuál es la raíz del problema de los feminicidios (muerte violenta de una mujer por razones de género)?

¿Qué pasa con nuestra sociedad?

¿Nos hemos deshumanizado?

¿Hay decadencia social y carencia de valores?

¿La familia como institución, cumple con su rol social y satisface las necesidades humanas de sus miembros?

La violencia contra las mujeres va en aumento. Cada día díez mujeres y niñas sin asesinadas en México.

La familia como institución está fallando en su rol de satisfacer las necesidades humanas del grupo. Es en el seno familiar donde las relaciones interpersonales se efectúan directamente y en un plano íntimo, lo que permite el desarrollo emocional de sus miembros. La familia se considera el grupo primario por excelencia, debido a que la persona, desde su nacimiento se encuentra inmerso en él y es ahí donde vive y desarrolla las experiencias y habilidades que servirán como base para la vida en todos los ámbitos de su existencia. En la familia se concentran todos los aspectos sociales, históricos, culturales, genéticos, psicológicos, etc. que se transmiten a sus generaciones.

Macías (1967) considera que las familias puedan o no cumplir sus funciones, de hacerlo facilitarán el desarrollo sano de sus integrantes, pero de no ser así pueden interferir con él, desviarlo o dañar directamente a sus miembros.
Es en el seno familiar donde se debe educar a los hijos e hijas en la igualdad de género para terminar con el machismo y con la sumisión de las mujeres. Históricamente las mujeres hemos sido consideradas como personas de segunda, eso tiene que cambiar. Hay que fortacer el amor propio, la dignidad de ser personas con el mismo valor que un hombre, ni más ni menos.
Muchas mujeres viven en violencia familiar, son golpeadas y maltratadas por sus parejas, mismas que ejercen sobre ellas violencia física y verbal, la mayoría sabe que no es correcto soportar esos maltratos, son conscientes, pero no pueden salir de ese círculo. No tienen las herramientas educativas, culturales, etc, que les permitan el cambio; por lo tanto lo más inmediato es la terapia.
Da la impresión de que la búsqueda de la igualdad de género agudiza el resentimiento de los hombres hacia las mujeres.

Es apremiante que la familia y sociedad erradiquen el machismo, no se deben tolerar actitudes, conductas, prácticas sociales y creencias que promuevan la superioridad del hombre por sobre la mujer. No a la prepotencia del hombre respecto de las mujeres!
Cero prácticas, comportamientos y dichos que resulten ofensivos contra el género femenino.

El gobierno debe implementar políticas públicas que busquen hacer justicia, fomentando la prevención, vigilancia y sanción para lograr acabar con este mal que lacera a las mujeres.
Cada asesinato debe causar indignación, es inadmisible acostumbrarnos y tolerar esta barbarie.

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar