Veracruz: días de furia

De razones y pasiones
Rafael Pérez Cárdenas

            Veracruz ha vivido días de furia. A la consuetudinaria violencia que deja cada día más muertos, feminicidios, secuestros y extorsiones, se sumó el enfrentamiento entre policías federales y estatales con un grupo de manifestantes -supuestamente originarios de Oaxaca-, que dejó un saldo de varios lesionados y al menos una veintena de detenidos en el municipio de Isla.

Fueron muchos los videos que circularon profusamente sobre los distintos momentos del enfrentamiento, lo que vendría a fortalecer una de las teorías que apuntan a que todo se trató de una acción orquestada para enfrentar a los cuerpos de seguridad y sacarlos de la zona de influencia de grupos delictivos que operan en la frontera entre Veracruz y Oaxaca.

Aunque el gobierno estatal sólo se ha referido a la presencia de la delincuencia organizada, pobladores de aquél municipio acusan que quienes fueron a manifestarse frente la comandancia de la PFP y en contra la presencia de la Fuerza Civil, no son más que personas utilizadas como carne de cañón por una célula delictiva de José Azueta.

Se trataría de un par de hermanos, de sobra conocidos, quienes mantienen asolada la región de Playa Vicente, Abasolo del Valle, Rodríguez Clara, Isla, Loma Bonita y Azueta y que operan con las siglas del CJNG, con fuerte presencia en  la región colindante entre ambos estados.

A raíz de la violenta protesta, las redes sociales, medios de información y algunos elementos de las fuerzas de seguridad, han filtrado testimonios anónimos de taxistas, comerciantes y ganaderos de Playa Vicente, quienes afirman que fueron obligados a ir a una supuesta “reunión” para protestar por la presencia de los elementos de la Guardia Nacional y la policía del estado.

En esa reunión se iba a tratar precisamente la irrupción violenta de la SSP y la GN en últimos días en la zona de Playa, Abasolo del Valle y Sochiapan; pero al llegar al lugar, entendieron que no se trataba de ninguna reunión, sino que un grupo de más de 100 personas de colonias marginadas de Azueta, comenzaron a arremeter con piedras y palos contra la base de la policía, como efectivamente se aprecia en alguno de los videos.

A decir de los informantes, es la misma gente que en otras ocasiones, han salido en medios nacionales protestando contra la Guardia Nacional y el Ejército cuando hacen operativos contra ladrones de la carretera. Esta zona, junto con la frontera entre Puebla y Veracruz, son las de mayor incidencia de robo a transporte.

Según se sabe, las personas de esas colonias y congregaciones de Azueta reciben parte del botín robado en la autopista y en la carretera 145 por parte de esas bandas de la delincuencia; por eso a una orden suya, salieron a protestar para protegerlos, tratando de inhibir la presencia policiaca en la zona. Algo muy parecido a como operan los cárteles en estados como Michoacán y Guerrero.

Para nadie de esa zona es un secreto que los dos hermanos que dirigen la célula delincuencial -y su lugarteniente, un hombre originario de Abasolo del Valle-, han convertido esa región en una zona sin ley, donde en menos de un mes se ha registrado la desaparición de al menos 12 personas;  los ranchos son saqueados, se llevan tráileres completos llenos de ganado y la gente no sale de sus casas por temor a ser secuestrados.

Toda esa gente que fue reprimida por la policía, son la carne de cañón que se ha visto beneficiada de la actividad delictiva de este grupo que se mantiene en la clandestinidad aunque en la región todo el mundo sabe quiénes son y dónde se refugian.

Los informantes hacen énfasis en que durante la supuesta manifestación en contra de las fuerzas de seguridad no hubo una sola demanda exigiendo la aparición de la docena de personas desparecidas en Playa Vicente apenas en lo que va del año; tampoco nadie reclamó el secuestro de rancheros y ganaderos que también han desaparecido en Playa Vicente y Sochiapa. Menos aun se mencionó el robo de ganado que abunda en esa zona.

Los únicos reclamos fueron en contra de la policía estatal y la Guardia nacional que se han destacamentado para restablecer el orden. En el caso de los reporteros también han sido señalados de alinearse a la delincuencia, exhibiendo videos en los que se señalan los abusos policiacos, algo que tendrán que investigar las autoridades y la Comisión de Protección a periodistas.

Como fuere, de ser ciertas estas versiones que buscan justificar la acción de la policía, es muy preocupante el grado de movilización de estos grupos para desestabilizar la región. Y se podría poner peor…

Las del estribo…

  1. Y mientras al perro Gadhafi lo jubilan con honores, los trabajadores en activo que piden su basificación se enfrentan al tolete de la policía. Sin embargo, en la SEV fueron más complacientes y dejaron a empleados del SITESE que se manifestaran por la demora en los cambios de adscripción. Entre madrazos y balazos, se acabaron los abrazos.
  2. Pues el Presidente le pasó anoche la charola a más de cien empresarios conservadores y fifís para que sigan financiando la novela de la rifa falsa del avión. Según se dio a conocer, la “cooperación voluntaria” iba desde los 20 hasta los 200 millones de pesos. De acuerdo al sapo, la pedrada.
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar