Veracruz reduce feminicidios mediante decreto y mentiras

De razones y pasiones
Rafael Pérez Cárdenas


​“No es verdad que el número de feminicidios haya disminuido en enero en un 70 por ciento, tal y como lo aseguró el gobernador Cuitláhuac García Jiménez”, acusó ayer la abogada del Colectivo Feminista Cihuatlahtolli, Luz Reyes. La airada respuesta vino después de que el gobernador informó durante la Mesa para la Construcción de la Paz que en el mes de enero los delitos de feminicidio se redujeron en 70 % por ciento en la entidad veracruzana. 

Por la mañana, la propia oficina de comunicación del gobierno estatal filtró que el Centro Nacional de Información del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública de la SEGOB sólo tenía registro de tres feminicidios, lo que colocaba a Veracruz en el lejano lugar número 11 a nivel nacional.

Sin embargo, la Universidad Veracruzana y los colectivos tienen otras cifras (AMLO dixit). El Observatorio Universitario de Violencias contra las Mujeres (OUVM) registró 53 actos de agresión por razón de género durante el mes de enero. La coordinadora del organismo –también integrante de la red de observatorios de la Universidad Veracruzana, Estela Casados González- aseguró que entre las 53 agresiones, se desglosan 10 feminicidios y 10 asesinatos de mujeres.

Por su parte, el colectivo fue más allá. Aseguró que de acuerdo a sus registros, durante el mes de enero fueron privadas de la vida 30 mujeres en Veracruz, y de acuerdo a los protocolos por estos delitos, deben ser iniciadas las carpetas de investigación como feminicidios. Aquí estaría acaso el meollo del asunto.Por su parte, la vocera del colectivo “Colmena Verde”, Nancy Torres, insistió en que en lo que va del año se han contabilizado un total de 21 feminicidios.

¿Quién miente? ¿Realmente disminuyeron los feminicidios en Veracruz? ¿Dejamos de ser el primer lugar nacional en este delito? La respuesta es no, acaso se trata de una estrategia mediática y legaloide para reducir las estadísticas por la vía de un decreto y varias mentiras.

La historia versa así. El viernes pasado, minutos antes de viajar a Baja California Sur para asistir a los trabajos de la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago), el Gobernador Cuitláhuac García anunció con bombo y platillo la creación de la Fiscalía Especializada para la investigación y persecución de los delitos de violencia de género, feminicidio y violencia familiar a cargo de la Fiscalía General del Estado (FGE).

Él mismo publicó en su cuenta de tweeter: “Hoy asistimos a las diferentes reuniones de la CONAGO. Iniciamos con la mesa de trabajo por la mañana. Por cierto, en la madrugada dejé lista la publicación de la reforma aprobada anoche por el Congreso, que crea las fiscalías especializadas en Feminicidio y Violencia de Género”. El mensaje fue borrado horas después.

Alguien engañó al gobernador o el propio Cuitláhuacintentó sorprender a la opinión pública –en medio del escándalo por la tragedia de la pequeña Fátima-,anunciando algo que en realidad había sido aprobado por los diputados locales durante su última sesión del periodo ordinario el 30 de enero. 

Es decir, el mandatario tardó tres semanas en publicar la reforma y no horas como aseguró; de hecho, el jueves 20 el Congreso ni siquiera sesionó porque ya lo había hecho un par de días antes para aprobar la nueva Cuenta Pública 2018. El engaño sólo puede explicarse desde un oportunismo frívolo de llevar una propuesta que hasta entonces no había causado el menor interés de publicarse para que entrara en vigor.

Pero el oportunismo no tendría mayor relevancia de no ser porque el gobierno estatal no ha hecho por prevenir este delito; acaso sólo estableció los mecanismos para reducirlo por decreto y lo logró.

La semana pasada, la encargada de la Fiscalía General del Estado, Verónica Hernández Giadánsdeclaró que desde enero pasado, por acuerdo de la Conferencia Nacional de Procuradores de Justicia, toda muerte violenta de mujer será considerada homicidio y no se abrirá la carpeta de investigación por feminicidio, como se hacía anteriormente, sino hasta después de seguir los protocolos adecuados y dependiendo de las causas que originaron el crimen.

Así, mientras por un lado el gobierno impulsa la creación de una fiscalía especializada, por el otro se determina obviar los protocolos existentes y cambiar el tipo penal para que todos los homicidios de mujeres se inicien como tal hasta que no se demuestre lo contrario. Van a crear una fiscalía encargada de investigar lo que se quiere desaparecer por decreto.

Esa es la razón por la que el Gobernador asegura que han disminuido hasta en un 70 por ciento los feminicidios en Veracruz. En rigor jurídico no miente, sin embargo, el número de mujeres que muere de una forma violenta sigue en aumento. La lógica del mandatario es tanto como cambiarle del nombre al cáncer para que de un día para otro no se registre un caso más de esta enfermedad.

Ese es el feminismo del que tanto presumen.

Las del estribo…1. Ayer el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) validó la elección de Alfonso Ramírez Cuéllar como dirigente nacional interino, por lo que Yeidckol Polevnsky salió por la puerta de atrás. Ahora vendrá una nueva elección por la vía de la encuesta. Como si el Presidente no tuviera suficientes frentes abiertos, ahora el partido se le empieza a caer a pedazos. Veremos si cumple su advertencia de renunciar a él.2. Pero no es el único problema. Ayer, el Presidente de la Junta de Coordinación Política, Mario Delgado anunció la propuesta presentada por la CNDH para integrar al Comité que elegirá a los nuevos Consejeros del INE. Minutos más tarde, la Comisión y su Presidenta Rosario Piedra rechazaron haber presentado esas propuestas. Se llevan pesado los de Morena cuando les tocan sus intereses.

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar