Yorio: subir recaudación en vez de impuestos

El gasto del Gobierno de Andrés Manuel López Obrador en sus programas sociales, es enorme y además creciente. Eso implica una presión permanente para las finanzas públicas, y no pocos economistas ven que de no tener la hacienda pública mayores ingresos en 2020 y 2021, la situación podría llevar al país a una quiebra técnica.

     Lo prevén los especialistas de fuera, pero también lo tienen contemplado los que hay dentro de la Cuarta Transformación, y por eso están tomando medidas y previendo acciones.

Nuestro paisano veracruzano Gabriel Yorio González salió a hacer declaraciones en tal sentido esta semana e informó que la Secretaría de Hacienda, de la que es Subsecretario, “planea una reforma fiscal para que el país mejore la recaudación y amplíe la base tributaria”.

     Ajá, “mejorar la recaudación” y “ampliar la base tributaria” son dos medidas excelentes en lugar de subir los impuestos, lo que siempre es impopular y en realidad poco eficaz, aunque en esto último se crea lo contrario.

     El papanteco salió a tiempo a calmar las ansias de los empresarios, que temían un alza en las contribuciones para el Gobierno federal. Lo dijo con todas sus letras:

“Una reforma fiscal como la estamos pensando no incluye incremento de impuestos”, y solamente aclaró que hay algunos impuestos que podrían ser analizados para hacerlos progresivos y que se ajusten a un principio de equidad, es decir, que con ellos paguen más los que más tienen (rifas aparte, diría yo).

     Hombre de equilibrios, el economista y maestro en gestión pública no olvidó mencionar que en Hacienda están conscientes de que el presidente López Obrador prometió que no subirían los impuestos y que por ello están empeñados en buscar otras vías para aumentar los ingresos.

     Y en el mismo plan conciliador, comentó sin precisar alguna fecha que este año se empezarán a discutir posibles “ajustes fiscales” con todos los actores de la economía nacional, siempre buscando la aceptación y el consenso, antes de presentar alguna iniciativa al Congreso de la Unión.

     La promesa expresada por Yorio González, que es un funcionario con nivel y un especialista con credibilidad, calmó los ánimos que se estaban exaltando entre miembros de la clase industrial, a pesar de que no había ninguna información oficial en el sentido de que se podría elevar la tasa o aumentar los productos gravables.

     Son los polvos de estos tiempos, que amenazan con convertirse en tormentas ante la menor provocación o ante cualquier infundio.

     El horno en verdad que no está para bollos, y cuando menos en el área financiera del Gobierno están pendientes para responder a tiempo, con Gabriel Yorio a la cabeza.

sglevet@gmail.com

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar