Andamos mal

El gobierno mexicano carece de una verdadera estrategia para enfrentar el problema del coronavirus, pero las actitudes caprichosas del presidente Andrés Manuel López Obrador pueden empeorar la situación. Desafiante frente a un problema mundial de salud pública, induce a los sectores más ignorantes a descuidarse, en lugar de tomar prevenciones.

En Oaxaca, recomendó este domingo que las personas no dejen de salir a pasear y visitar restaurantes porque aún estamos en la fase 1 y que él indicará cuál es el momento de no salir. Es decir, pareciera que no funciona la lógica de que contagios en la fase 1 mal llevada, empeorarán la situación en la fase 2.

Él pone el ejemplo, el mal ejemplo, de andar de gira y en actividades públicas y diciendo barbaridades como que genéticamente los mexicanos somos casi invulnerables.

Andamos muy mal.

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar